Domingo, 28 de noviembre de 2021. Última actualización: Hoy

Y el mundo sigue andando

El viernes 30 diciembre, 2016 a las 10:15 am
Felipe Solarte Nates

Por: Felipe Solarte Nates

A pocas horas de cerrar este travieso año bisiesto con todos sus sobresaltos, “el mundo sigue andando”, como dice el coro de un famoso tango y con la expectativa con que esperamos la llegada de todos los años nuevos que cada vez nos encuentran más viejos, entra el 2017 creándonos la ilusión personal de que en este año nuevo sí vamos a cambiar nuestros erráticos comportamientos, dejar los vicios y en el trabajo y creación nos va a ir mejor porque nos dedicaremos a nuestras tareas cotidianas con mayor disciplina.

Como en un ciclo repetitivo en medio de las usuales fiestas de Navidad, fin de año y de Reyes, se suceden las tradicionales pujas entre los trabajadores y empresarios por el aumento del salario mínimo que está vez será más mínimo por efectos de la Reforma Tributaria, que era impajaritable debido al gigantesco hueco dejado por la baja del precio internacional del petróleo y compromisos adquiridos por el Gobierno con sus socios y con la puesta en marcha de los acuerdos de paz que no tienen reversa y que con la desmovilización de las Farc, permitirá que los próximos 31 de diciembre no sean empañados por las confusiones de las tradicionales explosiones de pólvora con las bombas en carreteras y tomas de poblaciones como había sido costumbre en los últimos 50 años.

También abundan las evaluaciones del primer año de gobierno de los alcaldes y gobernadores que ya con sus propios planes de desarrollo y presupuestos programados por ellos aspiran a cumplir sus propuestas agitadas en campaña electoral.

En el panorama internacional, además del estancamiento económico en la mayoría de países, en el 2016, este año bisiesto fue inaugurado en Bruselas con ataques aumentando la inseguridad que en los países ricos sembraron los radicales islámicos. También abundaron sorpresas como la salida del Reino Unido de la integración europea, después de las elecciones del Brexit promovidas por los nacionalistas y el ascenso de sus similares de derecha en otros países del viejo continente, que si llegan al gobierno, pueden desajustar la Unión Europea construida con tanto empeño para sellar los odios y ruina que dejó la Segunda Guerra Mundial.

Cerramos con el gobierno de Obama despidiéndose con enérgicas sanciones contra el gobierno de Putin al despedir 35 diplomáticos, justificándose como represalias por los ataques a través de internet que ayudaron a la elección de Trump y por la creciente injerencia de Rusia en la guerra de Siria y en otros países del mundo, buscando reverdecer laureles cuando fue cabeza de la Unión Soviética, en tiempos de la Guerra fría. Aunque se espera que el 20 de enero, al llegar el nuevo inquilino a la Casa Blanca, se alivien las tensiones y mejoren las relaciones entre las dos potencias.

En nuestro vecindario se agudiza la crisis de Venezuela por las erráticas políticas acumuladas desde tiempos de Chávez y con la baja del precio internacional del petróleo. En Argentina ganó las elecciones el derechista Macri y en Brasil una coalición de partidos y parlamentarios acusados de corrupción por recibir millonarios sobornos de Petrobras tumbaron de la presidencia a Dilma Rousseff. A pesar de algunos tropiezos se mantienen Evo Morales en Bolivia y Correa en el Ecuador, y en Cuba crecen las expectativas generadas por la muerte del patriarca Fidel y el ascenso de Trump apuntalado por los cubanos de Miami que lo azuzan para que desmonte la apertura iniciada por Obama al restablecer relaciones diplomáticas y aliviar el bloqueo económico y de viajeros iniciado hace medio siglo.

Volviendo a Locombia en el 2016, pese a que por estrecha diferencia ganaron los del No en el plebiscito, con los guerrilleros concentrados en las zonas acordadas y la aprobación de la ley de amnistía para los combatientes rasos, el proceso de paz seguirá andando durante al año nuevo, a pesar de la oposición del Centro Democrático y otros sectores que no aceptaron las modificaciones al acuerdo inicial en La Habana, más pensando en las elecciones presidenciales del 2018, que según indicios se decidirán entre una amplia coalición que buscará consolidar las reformas democráticas acordadas para desmovilizar a las Farc y por parte de quienes liderados por el presidente Uribe quieren afianzar las políticas de derecha y defensa de intereses de los grandes grupos económicos que gobiernan al país desde hace más 80 años.

Para terminar, deseándoles a mis lectores y amigos que este 2017, consoliden sus propósitos y trabajen para superar las dificultades que a diario nos presenta la vida personal y la sociedad.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?