Miércoles, 10 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

MODELOS AGROECOLÓGICOS Y AGRICULTURA FAMILIAR

El sábado 24 marzo, 2018 a las 8:46 pm

MODELOS AGROECOLÓGICOS Y AGRICULTURA FAMILIAR

MODELOS AGROECOLÓGICOS Y AGRICULTURA FAMILIAR

Otras publicaciones de este autor: http://bit.ly/2DF4mV5

Desde cuando se adelantaban las investigaciones geográficas y botánicas de don Francisco José de Caldas, era fácil deducir cómo el campesinado en el Cauca se forma a partir de un modelo agroecológico espontáneo y de la forma de agricultura familiar, cuyo origen parte de la Colonia y se amplía en los inicios de la República, cuando la economía campesina amplía los límites de la frontera agrícola.

La geografía exuberante y diversa desafió el interés de migrantes que buscaron en sitios remotos dónde establecer el fogón de la familia, el suelo para colocar las primeras semillas y dónde amarrar las primeras crías domésticas; de allí en adelante esta vorágine se complementará con muchos perseguidos y después las otras violencias, las del desplazamiento, cambiarán la categoría de campesino a víctima.

En el mundo rural poco han cambiado las relaciones sociales, y aún, de forma contradictoria, es posible analizar la distancia al desarrollo bajo la concepción occidental, pero bajo esta nueva concepción se puede presentar como la garantía histórica de preservación del mundo ecológico, que aparece como la gran posibilidad futura, por la biodiversidad del Cauca y por la eventual integración de la población rural.

El modelo agroecológico y el sistema de economía de agricultura familiar, de alguna manera, muestran, a pesar de los inmensos sacrificios de la población campesina, cómo hay diversas realidades para pensar otras visiones de desarrollo. Ante los fracasos de los modelos de producción de “la revolución verde”, o agroindustria, o agrocapitalismo, por las dificultades para la colocación de excedentes, los altos costos de producción, el daño de suelos y aguas; además de la afectación por la manipulación de los oligopolios, de los costos de los fertilizantes, plaguicidas y semillas hibridas, los Monsanto y los Cargilles, se vislumbra otra salida.

La FAO y muchos países de varios continentes, ante la crisis mundial en la producción de alimentos y su repercusión en vastas comunidades, han vuelto la mirada hacia la institucionalización de las concepciones agroecológicas. Para estos territorios correspondería mirarlos como oportunidad por las circunstancias especiales del momento, para invertir la visión de atraso y mostrarse como modelo continental, al asumir formas eficientes de control de semillas, mostrar su biodiversidad, la riqueza de su tierra, los territorios, el agua, los saberes, la cultura y toda la geografía como un bien común.

Puede parecer utópico, pero con estratégicas de políticas públicas se pude romper el círculo de atraso en la economía del Cauca, a partir del modelo tradicional de producción campesina, en el cual, en realidad no se suman los costos de producción para establecer el precio, sino que se toman los valores de la instalación de los cultivos y al colocarse en el mercado se hace la diferencia con el precio de venta, para de allí saber la disponibilidad de los recursos monetarios para el sostenimiento de la familia y repetir el circulo de siembra y cosecha, sin embargo pese a estas condiciones el cultivo del café se convierte en  motor de crecimiento de alta preponderancia, aun con las falencias derivadas de falta de tierra,  micro-minifundio, y de sus precios de compra.

Asuntos como la importación de millones de toneladas de alimentos, los desequilibrios de los TLC, la urgencia de crear condiciones de equilibrio para lograr la paz, el compromiso de hacer la sustitución de cultivos de uso ilícito bajo la implementación de cultivos alternos, todo hace pensar no está en  los paños de agua tibia la solución, sino, en la implementación de una estrategia total, que incida en todo el Cauca, empezando por establecer que la labor de cultivar alimentos bajo estas características se catalogue  con el rango de Servicio Social, como se ya se plantea en muchas organizaciones.

Sería de oportunidad suscitar un debate para profundizar en el meollo de estas consideraciones resumidas; pero o fortalecemos las situaciones con posibilidades futuras, o se perderán las preocupaciones de Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Industriales, ANDI, ante las amenazas proteccionistas por un lado y expansionistas del Gobierno de los Estados Unidos, cuando afirma: “ … son celosos en hacernos cumplir reglas del tema comercial, más allá de las que sus propias compañías no acatan, los aranceles rompen lo básico de cualquier acuerdo, que es respetar las normas pactadas”. Grave advertencia.

Todo es posible, si los recursos se utilizan bien, no como los de las regalías, respecto de los cuales, aún están pendientes muchas explicaciones.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?