ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 25 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

MIS PADRES HERÓICOS

El martes 22 junio, 2021 a las 3:52 pm
MIS PADRES HERÓICOS

MIS PADRES HERÓICOS

MIS PADRES HERÓICOS

CREPITACIONES 2021

Dicen por allí y con mucha razón, que tratándose de la madre y del padre, a la hora de celebrarles sus días especiales en el calendario, cualquier día es bueno, justo y necesario, pues se lo merecen y con justa razón, sabiendo que fueron nuestros progenitores, quienes nos dieron el regalo de la vida, el mejor que tenemos a nuestra disposición, y que por ellos existimos y “somos ciudadanos del mundo”, como dijo alguien por allí, estando vivitos y coleando en este hermoso “planeta azul” que llamamos Tierra.

Ahora bien, en el caso personal de quien les escribe y comparte estas líneas, amables lectores, les confieso sinceramente que mis padres (Q. E. P. D), JOSÉ ANTONIO DORADO (1926 – 2016) y AMELIA MEDINA DE DORADO (1935 – 2000), fuera de darnos la vida, también fueron HÉROES, en el sentido exacto de la palabra, al examinar lentamente sus semblanzas de vida, que ahora compartiré con ustedes. Fiel a mi costumbre de investigar las palabras a la hora de escribir, encontramos que la palabra “héroe” según el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), “es la persona ilustre y famosa por sus hazañas y virtudes, denominándose por lo tanto sus acciones como heroicas”. Antes de conocer sus historias sencillas y breves, digamos que de verdad merecen esa denominación de héroes, pues entre ambos formaron una familia ejemplar en Bolívar (Cauca), mi pueblo natal, mi pueblo del alma, compuesta de 11 hijos, 6 hombres y 5 mujeres, siendo quien esto escribe el mayor y el capitán del equipo de fútbol con mucha honra y chiste, sin desmayos y sin quejarse aún en los peores tiempos de las llamadas vacas flacas, con paciencia, fortaleza, sacrificio y humildad, logrando sacarnos adelante en el camino de la vida, como verdaderos héroes de carne y hueso.

SEMBLANZA DE AMELIA MEDINA DE DORADO. Mi señora madre, era de aspecto jovial, siempre conservaba su sonrisa única que la distinguía siempre en toda su vida. Era natural de Piendamó (Cauca), emigrando a la edad de 14 años a Bolívar (Cauca), donde conoció y se casó muy joven con José Antonio Dorado. Era muy paciente, hacendosa y dedicada con mucho amor a su hogar, al estilo de las matronas de antes, estando siempre pendiente del más mínimo detalle de sus hijos. Era muy nerviosa, decidiendo por lo mismo salir del pueblo a Popayán, a tratar de encontrar la tranquilidad y por esas cosas de la vida y de la realidad de este país, murió el 7 de diciembre / 2000, durante un ataque de las FARC en Popayán (Cauca). Tenía 65 años. Paradojas de la vida.

SEMBLANZA DE JOSÉ ANTONIO DORADO. De mi gran señor padre siempre recuerdo su tenacidad, sacrificio y voluntad para darnos el estudio, desempeñando los más disímiles oficios, admirándolo por lo mismo: sastrería, músico, profesor de música, inspector de recursos naturales, delegado en las elecciones. Fue un consumado músico autodidacta con la trompeta y Director de la Banda Municipal de Músicos “Nuestra Señora de Lourdes”, de Bolívar (Cauca) por muchos años. Sobrellevó con fortaleza el asesinato de su señora esposa Amelia, por 16 años. Murió en Popayán (Cauca), el 28 de diciembre /15. Tenía 89 años.

Estas sencillas palabras, las escribí como un homenaje a la vida y memoria de mis padres, dándole gracias a la vida, como canta Mercedes Sosa, por haberlos conocido y compartido con ellos, recibiendo de ellos su herencia espiritual en valores imposibles de olvidar, siendo para nosotros sus hijos, nuestros héroes que nos marcaron para siempre.

****

Otras publicaciones de este autor: Aquí

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?