Miércoles, 10 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

MIS AMIGOS RECIENTES

El jueves 15 octubre, 2015 a las 10:31 am
Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

Martim Pescador - pájaro

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:MARTIM-PESCADOR-GRANDE_(Megaceryle_torquata).jpg

Pasan las horas con sus segundos sin casi dejar huella por el Bulevar de los días y pareciera que nada cambiara dentro y afuera. De puertas adentro casi no cambian las costumbres, los objetos que nos acompañan, los caminos cortos de la alcoba a la sala, al pequeño estudio donde escribo, al baño, a la cocina o a la ventana desde donde veo al árbol medio cortado.

Afuera, tampoco cambian mucho las cosas. Sigue la misma calle, el mismo frente, las casas de habitación, los edificios de al fondo. Si miro hacia arriba, el cielo casi siempre es azul, aunque ahora está ceniciento porque es época de lluvia en Cali. Una maravilla en este tiempo de sequía y elecciones.

Sin embargo, quiero hablar de mis amigos recientes. Digo recientes porque en mi larga juventud he tenido pocos. Cada año los amigos disminuyen por una razón o por otra. Porque no los tuve de joven o porque soy de temperamento independiente y mi cara es seria. Tengo amistades que se pueden contar con los dedos de una mano.

Pero, últimamente la vida me ha regalado la oportunidad de conseguir a diario unas colecciones de amigos de los que no quisiera apartarme nunca.

Son las iguanas verdes con garritas rojas. Aunque son de la misma familia, no tienen el mismo apellido y son muy territoriales. Viven en distintos ámbitos. Los peces. Los visitamos en tres lugares y son legión. Cuando salimos, les llevamos comida, nos ven llegar y se mueven rápido a recibirnos. Se pelean por salir a abrirnos la puerta. Les llevamos mercado y apenas lo toman con su boquita se hunden de nuevo entre las aguas y los otros los persiguen para raparles el bocado de entre los dientes.

También vienen a saludarnos en portugués tres o cuatro martines pescadores de cabello largo, gorguera blanca y capa negra con banda roja debajo. Siempre andan de vestido lujoso y bien planchado. Nos han presentado a sus consortes que son más recatadas y con vestido grisáceo. Y las garzas de las que tanto hablo. Una es la reina con largo cuello, pico amarillo y dedos negros y sus princesas, de pico negro y dedos largos amarillos. Son muy aristocráticas pero todos los días nos brindan su saludo y vuelan para nosotros. Las Ibis negras viven en las mismas aguas y comen de lo mismo. Su enorme pico rojo hace juego con sus ancas y dedos rojos. Cuando están de juego vuelan y el color de sus alas luce al sol de un azul oscuro.

No me queda mucho tiempo para hablar de los carpinteros. A pesar de su árduo trabajo, muy mal pago, trabajan y andan ocupados pero nos llaman siempre para que los saludemos. Sybille y Cyrilo, dos búhos novios, se echan sus escapaditas pero casi siempre los podemos saludar en el mismo sitio. Los petirrojos y las alondras nos reciben en manadas siempre al paso por la vereda más cercana al Gato de Tejada.

No puedo olvidar a los chiminangos, ingas, acacias, samanes, almendros y gualandayes que nos esperan cada día. Nos demoramos más de una hora en la caminata estrechando cada mano. Nadie nos saca foto ni nos llama a entrevista. No es su estilo. Tienen unas costumbres mínimas de urbanidad y protocolo. Saben que un saludo basta y no hay necesidad de arrastrar el ala ni de estar poniendo guasaps. Qué amigos tan fieles y respetuosos.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?