ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 1 de diciembre de 2020. Última actualización: Hoy

Miranda: Escuela de Cánticos Afrocolombianos, significa paz y armonia

El lunes 25 julio, 2016 a las 9:13 pm

Escuela de Cánticos Afrocolombianos 1

Escrito por la especialista Carmen Mina / Desde hace aproximadamente un año y gracias al Ministerio de Cultura, Programa de Concertacion Nacional, se viene desarrollando en el municipio de Miranda, este proyecto en el cual participan 60 personas entre niños, jovenes y adultos mayores para los cuales el legado oral es de suma importancia. A través de ellos los afrodescendientes contamos y revivimos nuestra propia historia. Las formas de arte verbal que se expresan en alabaos, jugas, arrullos, bundes y cánticos afrocolombianos que tienen las connotaciones de tipo mágico, religioso, filosofico y de festividad.

Para nosotros la muerte no es tan solo un fenomeno natural, sino un cambio de regimen a la vez ontológico y social. Consideramos que el difunto afronta ciertas pruebas que conciernen a su propio destino. Además, la muerte es como un mensajero de Dios, que obedece al mandato de Él, quien es el dueño de la vida por eso es el único que puede darla o quitarla. Cuando se muere es porque Dios nos necesita. Por tal razon si se presenta entre nosotros, hay rezos con tonadas especiales y cantos de alabaos en el velorio y durante las nueve noches siguientes cuando se reza y canta con tonadas especiales ante una tumba o altar con sábanas o cortinas blancas adornadas con flores y un Cristo. Unos se refieren a Dios y se entonan al comenzar el velorio, otros se refieren a la Virgen y se denominan Salves.

La última noche es más importante en el ritual; se arregla cuidadosamente el altar y a las cuatro y cinco de la mañana se suspenden las ceremonias funerarias e interviene una rezandera profesional con un alabao especial, apagan las velas y queda un camino libre desde el altar hasta la puerta de la calle para que el alma o espiritu del muerto abandone la casa en la que ha permanecido por los nueve dias, asi descansa y deja descansar a sus familiares.

Al morir un niño se hace un ritual alegre que se denomina bunde, guali o chigualo, aquí hay regocijo porque se trata de un “angelito” que no ha tenido ocasión de pecar y por lo tanto “se va al cielo”. El bunde termina con el sepelio del niño.

Escuela de Cánticos Afrocolombianos 2

Los arrullos son cánticos dedicados al niño Dios que se cantan en las adoraciones al niño Dios celebradas en los meses de enero y febrero, que eran los meses en que los afrodescendientes quedaban desocupados de las labores que les imponían sus amos en las festividades decembrinas.

Las jugas son cánticos con mucha alegria que se bailan y cantan en las festividades haciendo coreografias especiales en ellas intervienen todos los presentes y quienes las encabezan son las mayores o maestras llamadas capitanas.

Cada uno de estos cánticos afrocolombianos se acompaña con instrumentos de percusion: tambores, cununo, guasá, por lo cual nos encontramos recibiendo clases para aprender el toque correcto de ellos. El no tenerlos no es impedimento para hacerlo ya que como se pueden dar cuenta en muchos casos el tambor se reemplaza simplemente con un tarro y el guasá con una botella llena de semillas.

Felicitamos a cada uno de los integrantes de esta escuela ya que estos son actos colectivos con los cuales mantenemos vivas nuestras tradiciones y contribuimos a la paz y la armonia de nuestros pueblos.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta