Jueves, 4 de junio de 2020. Última actualización: Hoy

Minga para la protección de la vida en el Cauca

El martes 31 marzo, 2020 a las 12:05 pm
Minga para la protección de la vida en el Cauca
Otras publicaciones de este autor aquí

A la hora de escribir esta nota, ya se oyen y se leen serísimas opiniones de expertos en salud y , cómo no, en economía, porque para el equipo asesor de gobierno y uno que otro neo-emprendedor naranja, lo importante es el crecimiento económico, así todos estemos apestados, que coinciden en señalar gran desconfianza sobre el real éxito en la intención de contener la pandemia del Covid19, que motivó la cuarentena nacional decretada por el encargado de la presidencia colombiana, el hoy más abotagado, Iván Duque.

Esta desconfianza sobre el buen resultado de las medidas, discutidas muchas de ellas, que ha tomado el Semi aturdido equipo de gobierno nacional, recae en las excesivas excepciones que tienen estas directrices, pero sobre todo, recae en el comportamiento  de algunos paisanos, quienes, como resultado de estar sumidos hasta el tuétano en la contra cultura traqueta, han elevado el individualismo extremo, la temeridad y lo antisocial a una especie de arquetipo social, expresado recientemente en la multitudinaria desobediencia a la regla comunitaria de confinamiento, el vandalismo y las asonadas que han puesto en duda, los  logros de la necesaria y obligatoria cuarentena.

Mientras que en las redes sociales circulan múltiples acusaciones y reproches sobre las mencionadas conductas, lo mismo que bien intencionadas recomendaciones, como era de esperarse; el número de contagiados por el famoso virus crece, tal como lo habían previsto los especialistas, sólo que con el riesgo, para el caso de la feliz y díscola sociedad colombiana, de emular las tragedias sanitarias de EE.UU., Italia y España.

Entre tanto, en el eternamente olvidado y abandonado departamento del Cauca, las comunidades indígenas, apelando a su sabiduría ancestral, conocedores milenarios de los riesgos de las pestes importadas y de la endémica ineficiencia de los gobiernos nacionales, en todo lo concerniente a la atención a las naciones indígenas de Colombia, decidieron asumir lo que denominaron LA MINGA PARA LA PROTECCION DE LA VIDA EN EL TERRITORIO, estrategia replicada simultáneamente a lo largo y ancho del país, por la gran mayoría de naciones ancestrales.

No obstante, seguir en la mira asesina de los señores de la guerra que continúan sembrando el terror en el territorio, con sus asesinatos y sus incursiones armadas; la guardia indígena o KIWE THEGNAS (en Nasa Yuwe: lengua de la nación Nasa), investida con la autoridad que le confiere el respeto y la confianza de la comunidad así como el ejercicio colectivo de toma de decisiones, armada únicamente con sus pañoletas verde-rojo, sus chalecos de identificación y sus Bastones de Mando; se ha dado, nuevamente, a la tarea de ejercer el control territorial de sus resguardos, para asegurar el total éxito de la Minga para la protección de la vida.

Las autoridades tradicionales indígenas del Cauca, sin esperar el turbulento mundo de las llamadas coordinaciones entre poderes locales, departamentales y el nacional, apelando a su autonomía constitucional, han concertado en todo el departamento, la implementación de El Remedio de Los Mayores, a fin de evitar y/o contener el avance del virus covid19 entre los comuneros y comuneras. La limpieza de los territorios desde lo espiritual, el constante trabajo de los Sabedores Ancestrales, pero sobre todo, la gran disciplina de la nación indígena, para asumir como propias las disposiciones higiénicas recomendadas por las autoridades sanitarias, han sido entre otras, las claves que hoy dan cuenta del éxito en el cumplimiento de la cuarentena nacional al interior de los territorios ancestrales del Cauca.

Las naciones indígenas, así como los campesinos de Colombia, le han dado ejemplo al colombiano promedio, sobre la verdadera y desprendida solidaridad, sobre el trabajo colectivo, pero sobre todo, el respeto por el otro, por la comunidad y la naturaleza, lástima que ellos y ellas, al igual que el cuerpo médico, todos los trabajadores de la salud y los demás colombianos agremiados, sean y hayan sido maltratados durante sus otras Mingas, en las que ya se alertaba sobre el calamitoso estado de cosas de Colombia, cuando el atarantado equipo del actual gobierno colombiano, sólo ofrecía como respuestas; la abusiva intervención del ESMAD y la dilación en las negociaciones de lo fundamental para el bienestar de toda la nación colombiana.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta