Sábado, 16 de diciembre de 2017. Última actualización: Hoy

“Mientras una persona tenga esperanza, se salva una familia”

El martes 5 diciembre, 2017 a las 12:17 pm
“Mientras una persona tenga esperanza, se salva una familia”

Bonnie García atendió al periodista después de terminar la jornada de ensayos / Imagen Fabrit Cruz.

Conozca el pensamiento y la labor de Bonnie García, líder social que llegó al Cauca para trabajar por el ‘rescate’ de las familias.

PERFIL

“Mientras haya una persona que tenga esperanza, se salva una familia”

Fabrit Cruz / Redacción Popayán

Siempre está al frente. Lidera cada detalle con la misma rigurosidad que aprendió de sus padres Camilo García y Neila Meza de García. Habla con autoridad. Su tono de voz es dulce pues parece que llevara la melodía en cada palabra. Luce una licra negra y camisa blanca. Su pelo está recogido. Al frente de ella, un grupo de treinta cinco personas – o un poco más- atienden las indicaciones. Micrófono en mano, Bonnie García pide un último ensayo. Desde afuera se ve el interior del Coliseo La Estancia, inmenso.

Entonces, vuelven de nuevo. El lugar aún vacío, se llena alegría, gritos y palmas. Una canción de ritmo colombiano suena de inmediato y la danza cobra vida en la escena.

A Bonnie Dayana García Meza la molestaban de estudiante universitaria por su baja estatura. _ “A donde van esos libros con Bonnie”, le gritaban en los pasillos de la Universidad Libre, donde estudió becada y se tituló con honores, hace ya 12 años.

“Mi mamá me decía que tenía esa habilidad de defender a las personas de cosas injustas”. Entonces se decidió por el Derecho porque siempre le llamó la atención defender las buenas causas y hacer prevalecer la justicia, la equidad y los derechos humanos.

El pasado viernes, primero (01) de diciembre Bonnie Dayana cumplió 32 años. Desde que nació ha estado en una sede cristiana. Sus padres son de convicciones cristianas y sirvieron como misioneros desde muy jóvenes.

Llegó a Popayán junto a su esposo Mauricio Malagón y su hijo David Malagón García hace 18 meses para asumir la dirección departamental de la Cruzada Estudiantil y Profesional de Colombia con un solo propósito: trabajar por el rescate de los valores que permitan mantener la familia unida. Un tema que esta ‘Teoterapista’ maneja con experticia a través de charlas y seminarios, de forma gratuita.

“Es que mientras haya una persona que tenga esperanza, todo se puede lograr, pasa en la restauración de familias. Yo siempre pregunto ¿alguien quiere salvar este hogar? y siempre habrá quién y siempre se podrá. Las abuelas dicen que el que quiere puede”.

Por eso, en estos últimos días no ha parado. Parece “una hormiguita”. Va de un lado al otro, “gracias a Dios en esta ciudad todo es cerca”. Ensayo de danzas, presentadores, actores, orquesta, ubicación de tarima, decoración, logística… La lista es larga, parece.

Reconoce que no ha tenido tiempo ni para disfrutar de unos mariscos que tanto le gustan.

Estar lejos de la abuela, padres o los tíos es una condición con la que se acostumbró desde muy joven. Hace parte de su labor actualmente, pues, al igual que sus padres, también es misionera.

“Tengo los mismos problemas que todo el mundo. No tengo un matrimonio perfecto. Me pasan las mismas cosas. También me preocupo pero tengo un recurso: sé a dónde debo acudir cuando llegan: Dios. Él tiene el control de todas las cosas y así descanso en cada situación”.

Dice que hay muchos proyectos concebidos junto a su esposo para Popayán, una ciudad que aprendió a querer y que se le tatuó en el corazón desde que llegó. Eso fue rapidito.

“La gente no sabe la calidad de vida que se lleva en esta ciudad. Es que viniendo de Bogotá… En realidad estoy muy agradecida de estar aquí. Todo está cerca, podemos disfrutar un almuerzo juntos, aprovechar un domingo en familia. El clima es delicioso. Todo es bueno, especialmente, la gente que es muy amable”.

Aunque nació en Cúcuta ya se siente una payanesa más. Incluso, hasta ya extraña poco el “pancito” de su natal Cúcuta que es “tan rico” pero que a la larga “mejor por el tema de la dieta…”. (Lo dice entre carcajadas).

Se ve feliz en lo que hace y luce siempre impecable a pesar de que en las últimas horas durmió poco y debió tomar unas pastas para la maluquera. Parece que anda un virus suelto.

Terminado el ensayo, hace una oración, recuerda el último ensayo general y pide a todos llegar puntuales según la hora acordada, especialmente, al presentador, quien llegó una hora tarde, en esta oportunidad. Todos se sueltan de la mano, desdibujan el círculo formado en el centro de la pista y comienzan a abandonar el lugar de eventos.

Las puertas del Teatro se han cerrado. El diez de diciembre próximo a las cinco de la tarde se vuelven a abrir al público con ingreso libre para presentar a Jaime Alonso Dueñas, La Voz positiva de Colombia, el conferencista invitado de la ciudad de Cali al evento de navidad para las familias caucanas.

Bonnie Dayana se aleja del establecimiento de la mano con David y se aferra a su mano con firmeza, pues lo único que espera, como toda mamá, es que nunca le pase nada.

“Busco que cuando ya no esté en esta tierra, lo que uno hizo no muera sino que haya gente que quiera asumir las buenas causas y dejar un legado en mi hijo David y en la gente que forman como líderes”.

La Frase:

“Creo en el amor y que el amor nunca deja de ser y es una decisión de vida”: Bonnie García.

DATO/

Bonnie García es la hermana mayor de cinco hijos, madre hace dos años y esposa hace ocho.

También te puede interesar