Domingo, 25 de agosto de 2019. Última actualización: Hoy

Mientras Dios hace lo imposible, ella hizo lo posible por seguir viviendo

El lunes 4 febrero, 2019 a las 4:05 pm

Hoy 4 de febrero se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer, motivado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) y la Organización Mundial de la Salud, con el fin de alentar y fomentar la conciencia de la sociedad para avanzar en la prevención de esta enfermedad, por ello, hemos decidido resaltar la vida de una joven valiente que le hizo frente a esta enfermedad.

Laura Obregón Pérez, estudiante de 17 años, oriunda del municipio de Puerto Tejada Cauca, abrió su corazón a Proclama del Cauca para contarnos su historia. Hace exactamente un año, a unos días de su cumpleaños fue diagnosticada con leucemia, un cáncer de los tejidos que forman la sangre en el organismo, incluso la médula ósea y el sistema linfático, que le afectó también sus pulmones que le impedía respirar con fluidez. Laurita, fiel creyente de Dios, puso su salud en manos de él, orando en todo momento para poder ganar la batalla, “Mientras Dios hacía lo imposible, yo hice lo posible por seguir viviendo” expresó con seguridad.

A medida que nos contaba cómo había sido su proceso, pudimos notar que estábamos delante de una guerrera, una chica con mucho amor por la vida dispuesta a compartir su experiencia con el mundo, “Quiero contarle a todos lo que me pasó, y enseñarles que, con esfuerzo, motivación y fe todo se puede superar” mencionó Laura.

La clínica Fundación Valle del Lili se convirtió en su segunda casa, pasó casi un año en una cama batallando contra el cáncer, pero nunca cuestionó esta enfermedad, ni siquiera intento entender por qué le había ocurrido eso, simplemente lo asumió y decidió afrontarlo con una sonrisa. Perdió su cabello, la fuerza en su cuerpo, pero nunca la fe. A pesar de las quimioterapias, nunca dejó el estudio a un lado, su meta era graduarse del colegio, así que presentó las pruebas del Icfes desde la clínica.

En este proceso su mamá, María Antonia Pérez, fue su apoyo en esos momentos en donde la oscuridad las abrumaba, sin embargo, el amor de una madre lo pudo todo, ¿Qué no haría una madre por su hijo?, ese cariño fue lo que ayudó a Laura a mantener la alegría cuando sentía que no podía más. No solo contó con el apoyo y amor de sus padres sino también de sus amigos y personas cercanas a su familia.

Cada uno de ellos fue un grano de esperanza en la vida de la joven Obregón, rezaban por ella, e imploraban que pudiera tener una segunda oportunidad. Cada vez que iba a entrar a una operación, su madre le decía que debían ser fuertes y que en un futuro mirarían esa experiencia desde el retrovisor, y así fue. ¿Creen en los milagros? Laura es uno.

Toda esa intensa lucha por superar el cáncer, la llevó a querer ser una fuente de inspiración para muchos, principalmente a los jóvenes de los colegios, su primer charla después de haber salido del hospital, fue en el colegio José Hilario López en Puerto Tejada, con el principal objetivo de agradecer a cada uno de ellos por sus oraciones y motivarlos a luchar por sus metas sin limitarse.

Con una personalidad arrolladora, Laura ha demostrado que no importan las adversidades, mientras haya fe en Dios, él hará lo imposible, mientras ustedes hacen lo posible.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta