ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 20 de junio de 2024. Última actualización: Hoy

Mejor dicho… ¡y punto!

El domingo 14 abril, 2024 a las 5:34 pm
Alfonso J Luna Geller
Mejor dicho… ¡y punto!
Mejor dicho… ¡y punto!

Como en la Fiscalía de bolsillo que ejercía Barbosa, en calidad de defensor del expresidente Uribe, no pudieron cerrar el caso criminal, el sindicado decidió trasladar su defensa a los medios de comunicación que están al servicio del poderoso conglomerado económico colombiano, para tratar de influir en las decisiones que debe tomar la amedrentada jueza 44 de Bogotá, Sandra Liliana Heredia.

El Tiempo, por ejemplo, inició su tarea intentando convencer de que el juicio a Uribe es un asunto político y no judicial. Según dicen en ese diario, el expresidente no ha sido autor de los diferentes crímenes que inclusive lo tuvieron preso (por muy poco tiempo, y en su casa, pero detenido por sus delitos), sino que se le juzga por ser el jefe de la oposición. Las mentiras tratando de convertirse en Justicia.

Por eso, no es cierto lo que Uribe publica utilizando ese diario que Luis Carlos Sarmiento Angulo y su familia pusieron a su servicio: “El juicio lo adelantan por presunciones políticas, por animadversiones personales, por venganzas políticas, sin pruebas que permitan inferir que yo buscaba sobornar testigos o engañar a la justicia”.

Es lo que Ramiro Bejarano Guzmán califica de “emboscadas noticiosas” para ejercer presiones políticas en los operadores de Justicia.

Mejor dicho… ¡y punto!

Para manipular opinión pública, algunos diarios al servicio del poder económico pusieron de moda la estrategia de enmascarar opiniones personales de los periodistas atribuyéndoselas a supuestos “expertos”. En todo ponen a presumir a los fingidos “expertos”: en política, en justicia, en asuntos ambientales, en economía, etc., en lo que necesiten… Creen que sus inducciones cogen peso y credibilidad porque provienen de “expertos” en la materia, que todo lo saben y entonces, nadie puede intentar discutir lo dicho.

Por eso, es crucial mantener un escepticismo saludable ante este tipo de prácticas, ya que pueden distorsionar la realidad y sesgar la percepción pública. La ciudadanía debe ser consciente de estos mecanismos de manipulación informativa para poder discernir con criterio propio.

Mejor dicho… ¡y punto!

«Si los primeros días de la nueva fiscal ya permitieron desempolvar algo de lo que está represado, es de esperar que en los próximos meses conozcamos cuántas decisiones se profirieron para favorecer a los amigos personales y a los protegidos del gobierno corrupto de Duque…»: Ramiro Bejarano G.

********************************
Otras publicaciones de este autor:

Alfonso J Luna Geller
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?