Lunes, 30 de marzo de 2020. Última actualización: Hoy

Medios masivos o redes sociales

El jueves 19 marzo, 2020 a las 4:56 pm

El uso de medios masivos o redes sociales

Medios masivos o redes sociales

Se suponía, al menos para el mundo de los románticos o de los ingenuos, que los adelantos de la ciencia y la tecnología estarían para el servicio del desarrollo de la humanidad; en especial de los conocidos como medios masivos de información o comunicación diferentes de los periódicos, la televisión y la radio, y que sus bajos costos democratizarían los accesos a otros servicios, permitiendo mejorar los niveles de calidad de vida.

El internet, la telefonía móvil, las redes sociales, entre estas las más conocidas u ocupadas, Facebook, You Tube, WhatsApp, Messenger, WeChat, Instagram, Tumbir, son los medios más usados para la comunicación y vinculan millones de personas. Uno de los efectos de la globalización fue que hizo de la ciencia y de la tecnología, instrumento del capital financiero, no de la sociedad.

Los objetivos de igual manera son diversos y múltiples, de buenos a malos, de contenidos tan disímiles que en ocasiones no se entiende a primera vista la intención de los mensajes: los hay cariñosos, odiosos, malintencionados, pendejos, estúpidos, sin razón alguna, salvo contadas excepciones.

La procedencia, el solo anuncio del mensaje en el equipo alegra el espíritu si quien lo envía agrada, pero como aburre ese remitente de quien no se sabe cómo llego al listado del WhatsApp, o que remite anuncios con chistes flojos o ridículos, o falsos noticieros anunciando estupideces.

Los peligros son varios, empezando por la pérdida de tiempo y de atención a labores de concentración, el uso de fotografías con la finalidad de causar daño, pornográficas o no publicables, el establecimiento de relaciones dudosas de amistad que en ocasiones terminan en verdaderas tragedias, en fin, el apropiamiento de identidades o suplantación de personas para fines ilícitos, para nombrar las más conocidas.

Los avisos comerciales o publicitarios serán oportunos cuando se ciñen a la información pertinente, sin engaño al consumidor, son necesarios al suministrar detalles sobre los contenidos, mas ahora cuando la sanidad pública exigirá claridad en los componentes de los medicamentos y alimentos empacados.

De todas maneras, lo que bien podría ser un buen aporte a la calidad de vida, de alguna manera se desperdicia, todo por no tener una cultura responsable, basada en el pensamiento crítico, para con base en su razonamiento, en los principios de selección, asumir eficaz discernimiento y así hacer un buen uso de estos servicios.

Crisis como la del coronavirus, deben permitir reflexionar sobre el uso de las redes sociales, desperdiciadas por falta de compromiso con su utilización. Son muchos los servicios que por estos medios se pueden realizar, incluidos programas de prevención, evitar riesgos y salvar vidas.

Como la humanidad ha avanzado saltando guerras y pandemias, allí donde el laboratorio del científico encontró el resultado esperado de la investigación, y el filósofo el soporte ético de su aplicación, la civilización dio un salto adelante.

Situaciones como las de hoy deben contener interrogantes que permitan tener respuestas concretas que permitan saber si los humanos son conscientes de hasta dónde se ha llegado, a través de miles de años o si simplemente se termina en un consumismo al servicio del capital financiero, sin productividad que dignifique al hombre.

Los adelantos de las ciencias aplicadas son explotados hoy por las trasnacionales; es el neoliberalismo, la globalización, el mercado salvaje sobre el cual los estados perdieron el control, pero se tiene el deber de saber utilizar los servicios derivados de su explotación, como continuidad de los derechos individuales y colectivos, lo contrario es un retroceso en el camino del progreso.

La construcción política para el presente como inicio del porvenir, debe contener estos retos, más allá de los asuntos que ocuparon “el estado de bienestar” de la centuria pasada, pues ellos tienen intrínseco el germen de un principio de sostenibilidad para el futuro antes de que sea demasiado tarde y se arriesgue la presencia del homo sapiens sobre la tierra.

De todas maneras, como comunidad social, se comparte igual visión del universo, se dispone de muchos valores afectivos, hagamos como en otras ocasiones, saquemos esa fuerza interior de asociatividad y la demostración de disciplina para salir adelante.

En la historia, la sensibilidad y la ternura han sido baluartes de la comunicación y de la sobrevivencia de los pueblos del mundo, una vez más.

******************************

Otras publicaciones de este autor:

Medios masivos o redes sociales
Deja Una Respuesta