Domingo, 24 de marzo de 2019. Última actualización: Hoy

MEDIOCRES PARA SOÑAR

El domingo 21 octubre, 2018 a las 7:33 pm
MEDIOCRES PARA SOÑAR

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

MEDIOCRES PARA SOÑAR

Acabo de ver un video que muestra una parte del discurso de uno de nuestros congresistas estrella, el senador Jorge Enrique Robledo. Me lo envió un amigo que siempre me regala unas sorpresas a lo grande. Habla con desilusión del estado anímico de nuestros dirigentes que no son capaces de soñar por lo alto. Se han quedado en la mediocridad y las realizaciones a media tinta.

Soñar. Cuánto hemos oído esa palabra referida a las ilusiones que alguien debe aspirar en la vida. Nada pierde uno con soñar. Antes le decían a uno cuando aspiraba a algo que era una meta muy alta, que no soñara tanto y se burlaban diciendo: “Soñar no cuesta nada.”

Pero no hacerlo, es señal de que el animal es de poca monta. ¿A quién se le ocurre soñar ser mediocre? ¿O, a quién se le corta el cuento del soñar porque no es posible o porque infunde miedo? Soñar ser un Nerón, un Atila, una Mesalina, un cobarde o un mediano constructor o un mediocre político, no vale la pena ni considerarlo.

Cuando uno sueña debe ser en grande porque así es que valen la pena los sueños. Que den miedo, que tema uno despertar o que alguien lo haga porque se le acaba el sueño de que uno es un conquistador, un rey Midas, un Napoleón o que ha hallado una gruta llena de baúles con oro.

¿Será cuestión de esta clase de sociedad en que estamos viviendo?¿Estaremos nadando en un mar no hondo en donde ni de soñar en grande somos capaces?

Nuestro inconsciente social debe andar muy mal si no nos da para un sueño en que nos volvamos ricos de la noche a la mañana. Estamos muy mal si no soñamos con conquistar cimas, con ganar una lotería, con alcanzar un alto puesto en la sociedad. Nos estamos olvidando creer en aquel título de que La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca.

Los niños que fuimos soñamos. Y, cuando grandes, despertamos haciendo un poco lo que soñamos. Vivir no es necesario, pero viajar y soñar sí lo es, dice una frase literaria que le gusta citar a la poeta Marga López en sus lecciones de Poesía.

Quedarse en la mediocridad porque alguien no tiene agallas, porque alguien no cree en si mismo por falta de estímulo, es posible. Pero es distinto a creer que uno es incapaz de emprender una odisea o una empresa que parece salirse de las manos. Y por eso, dejar de hacer y de intentar por miedo al fracaso. Equivaldría esta falta de seso a la mediocridad. Quedarse en el limbo pensando que se va a caer en el infierno.

Ojalá todos soñáramos todas las madrugadas que entramos a una cueva donde hay un filón de oro y es para nosotros. Porque así son los sueños. No será así al final. Pero lo soñamos.

Jorge Robledo: Mediocres https://www.youtube.com/watch?v=mP2vvAexRlg

*****************************

Otras publicaciones de este autor en: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/leopoldo-de-quevedo-y-monroy/

Deja Una Respuesta