Lunes, 20 de mayo de 2024. Última actualización: Hoy

Mediación escolar transforma la convivencia estudiantil

El martes 27 junio, 2023 a las 12:19 pm
Mediación escolar transforma la convivencia estudiantil.
Mediación escolar transforma la convivencia estudiantil.
Crédito de la imagen: Universidad del Cauca.

Mediación escolar transforma la convivencia estudiantil en Cauca y Valle.

Por: Juan Carlos Ramos, Fundación Tengo Ganas.

Con la implementación de la Mediación Escolar en 10 instituciones educativas de Buenaventura, Cali y Corinto, la Universidad del Cauca, con el apoyo del Ministerio de Justicia y del Derecho y del Programa Justicia Inclusiva de USAID, busca prevenir la violencia y transformar la convivencia en contextos educativos. Gracias a la formación brindada en métodos de resolución de conflictos y cultura de paz, docentes y estudiantes han adquirido herramientas para tramitar sus diferencias de manera pacífica, empoderando a los estudiantes y contribuyendo a una sociedad más armónica y empática.

Durante mayo y junio de 2023, docentes y estudiantes de las Instituciones educativas de estos departamentos se formaron en resolución de conflictos escolares, convivencia pacífica y cultura de paz.

Las ventajas de la mediación y el diálogo en las escuelas.

Como parte de la implementación de la Caja de Herramientas en Métodos de Resolución de Conflictos, la Universidad del Cauca, con el apoyo del Ministerio de Justicia y del Derecho, del Programa Justicia Inclusiva de USAID y de las administraciones locales de Buenaventura y Cali, en el Valle del Cauca y de Corinto en el Cauca, se ha desarrollado una importante iniciativa para formar a docentes, directivos y estudiantes en mediación escolar y convivencia pacífica.

En total, 10 instituciones educativas de carácter oficial, ubicadas en escenarios urbanos y rurales, han participado en este programa que ha capacitado a más de 40 docentes y directivos docentes, cerca de 100 estudiantes y 7 padres de familia en mediación escolar, resolución de conflictos y cultura de paz. Esta iniciativa tiene como objetivo brindar herramientas efectivas para manejar los conflictos al interior de las instituciones educativas y fomentar una cultura de la no-violencia, la reconciliación y el respeto.

Según Bernardo Orobio, rector de la I.E Francisco José de Caldas de Buenaventura, la mediación se define como un proceso en el cual un tercero neutral, el mediador, facilita la comunicación entre las partes involucradas en un conflicto, buscando llegar a un acuerdo mutuamente satisfactorio: “Este enfoque se basa en el diálogo, el respeto y la búsqueda de soluciones pacíficas y concertadas, promoviendo así una convivencia armónica dentro de las escuelas” menciona el rector Orobio.

Para Farley Sánchez Quintero, Coordinador de la I.E Farallones de Cali, la importancia de la mediación escolar radica en su capacidad para empoderar a los estudiantes, y convertirlos en agentes de cambio que gestionen y construyan escenarios saludables para su desarrollo integral.

En este sentido, la Mediación Escolar, según comenta el coordinador Sánchez Quintero, “fomenta habilidades blandas como la comunicación asertiva, la escucha activa, la empatía y la negociación, que son fundamentales en la vida cotidiana y en la construcción de una sociedad más justa y en paz”.

Mientras tanto, José Guarín Calle, Coordinador de la I.E José María Obando, del municipio de Corinto, al norte Cauca, señala que una de las mayores ventajas del proceso de formación en mediación escolar ha sido el alto nivel de autonomía que han desarrollado los estudiantes para solucionar sus diferencias: “con este proyecto le estamos dando la posibilidad a los chicos de liderar y de ser ellos mismos quienes puedan abordar sus situaciones conflictivas. De este modo ya no dependerán de los padres, los docentes o directivos para dar trámite a dichas situaciones […] Estoy impresionado por la madurez y el crecimiento personal que he presenciado en nuestros estudiantes”, agrega el coordinador.

Encontrando una fórmula para prevenir la violencia.

La violencia y los problemas de convivencia pueden afectar negativamente el aprendizaje y el bienestar de los estudiantes, creando un ambiente poco propicio para su desarrollo cognitivo, social y emocional. Según Carmen Daza, docente de la I.E José María Obando de Corinto, Cauca, en cada colegio, dependiendo de las condiciones de su contexto, es común encontrar diferentes situaciones conflictivas que requieren de una atención especial. La docente comenta que de acuerdo a Ley 1620 de 2013 o Ley de Convivencia Escolar, estas problemáticas pueden dividirse en tres tipos, según la gravedad de la infracción o vulneración de derechos: tipo I, tipo II y tipo III.

“Las situaciones tipo I son aquellas que se pueden resolver a través del diálogo o a través de formas básicas de resolución de conflictos, mientras que las tipo II y las tipo III ya son un poco más graves porque afectan directamente la salud física o mental de quien está siendo agredido. En ese sentido, el programa de Mediación Escolar nos ha venido capacitando para actuar sobre las situaciones tipo I y poder evidenciar cómo estas se pueden manejar a través de la caja de herramientas del Ministerio de Justicia, menciona la profesora Carmen Daza.

Una vez se presenta una situación conflictiva al interior del aula, los mediadores accionan una serie de pasos en busca de la comprensión y la solución del problema. Al respecto, Sara Isabela Otero, estudiante de octavo grado de la I.E José María Obando de Corinto, Cauca, comenta que: “antes que todo tenemos que ser neutrales para que ninguna de las partes involucradas sienta que el mediador está a favor de alguien en particular […] Al iniciar debemos pedir permiso, decirles ‘¿quieres que te ayude a solucionar este problema?’ En caso de que nos digan que sí, vamos a tratarlos con mucho respeto y vamos a investigar las causas de lo que está sucediendo y así dar una solución que sea positiva para las dos partes, para que ellos sientan que ambos ganaron.

Según la profesora Carmen Daza, «de este modo los estudiantes han aprendido a expresar sus emociones, sintiéndose escuchados y validados por un par. Esto ha generado un ambiente de mayor confianza y compañerismo, y por lo tanto un escenario más armónico y propicio para el aprendizaje. Los conflictos ahora se han convertido en oportunidades para el crecimiento personal y colectivo” señala la docente.

Jóvenes con sólidas habilidades para la vida.

Entre tanto, los estudiantes, protagonistas de esta estrategia, desarrollan habilidades y competencias que pueden aplicar no solo en el escenario escolar sino en otras áreas de su vida. Luis Eduardo Cardona, personero estudiantil de la I.E José María Obando de Corinto, Cauca, manifiesta lo siguiente: “este proceso me ha permitido ser más consciente de los problemas de los demás y estar más dispuesto a ayudar y a brindar una mano amiga. Ahora soy más empático y colaborativo. Yo antes era una persona que no me involucraba en los problemas de los demás, pero desde que participé en la formación de mediadores, estoy más abierto a escuchar, a ayudar y a preocuparme por los otros”.

Por su parte, Sara Isabela Otero agrega: “yo la verdad me consideraba una persona tímida, que me daba pena hablar con las demás personas, pero a medida que íbamos avanzando en el proceso de formación en mediación, fui ganando confianza y creyendo en mis capacidades. Fui adquiriendo habilidades de liderazgo, y eso me llevó a ser más sociable y hablar con los demás sin problema”.

¿Cómo garantizar la viabilidad del proceso a largo plazo?

Uno de los principales desafíos que pueden surgir al implementar programas de mediación escolar, es lograr que toda la comunidad educativa valide y reconozca la figura del mediador y que esta encuentre nuevas personas que la encarnen, garantizado así su sostenibilidad en el tiempo.

Según Farley Sánchez Quintero, «los directivos y docentes deben garantizar la continuidad de esta herramienta y no permitir que se diluya en el tiempo. Por ejemplo, una de las alternativas que ha ideado la Normal Farallones, es garantizar el relevo generacional a través de la creación de semilleros de mediadores. A través de estos semilleros, permitimos que estudiantes de grado séptimo, octavo y noveno se vayan interesando en el tema e integrando a la dinámica desde muy temprano, de modo que dispongamos de mediadores suficientes en caso de requerirse”, enfatiza el coordinador.

Es así como avanza esta importante herramienta de resolución de conflictos que, desde las instituciones educativas del Cauca y Valle del Cauca, está dando ejemplo de convivencia pacífica a las demás regiones del país.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?