Lunes, 9 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

ME GUSTA EL SOL

El lunes 1 julio, 2019 a las 12:19 pm
ME GUSTA EL SOL
Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

ME GUSTA EL SOL

Sí, me gusta el sol. El que sale a mirar desde arriba las hormigas del mundo. ¿Así nos verá el astro rey desde la cima? O quizás ni nos vea con toda la luz que nos envía… Al fin y al cabo estoy escribiendo una suposición. Porque el Sol es un astro y no tiene ojos ni corazón ni pensará si alguna vez le diera sed o frío…

Sí, me gusta el Sol porque nos alumbra sin preguntar y también se oculta a veces tras una nube y… puede más la lluvia y la tormenta en cualquier mañana, medio día o atardecer: lo mandan a paseo…

Esta estrella 109 veces más grande que la tierra se compone de hidrógeno y helio. No es una esfera y apenas deja llegar un poco el efecto de su energía a nuestro planeta tierra. Un eslabón del Universo del que no conocemos sino por lo poco que vemos y leemos. Más lo supo Giordano Bruno allá en el siglo XVI que la mayoría de seres que se sienten alumbrados y calienticos por el calor que recibimos de él.

En nuestro paupérrimo nivel de educación solo sabemos y hablamos de lo que creemos ver y sentir. Porque hablar de algo que no hemos podido palpar sino mirar de lejos y apenas leer algo de lo que observamos de lejos. De resto, nuestro discurso será gaseoso y hasta mentiroso. Queremos lo que nos sirve, lo que vemos brillar, lo que nos parece familiar porque todos los días nace allá, lejos y empieza a subir hasta la mitad del día y luego a bajar casi a una velocidad más grande desciende y se esconde tras la lejanía.

Nuestro discurso acerca del sol es ingenuo, no ilustrado, casi poético y en lenguaje muy pobre. No hay mucho qué decir científicamente de él. ¿Cuando apareció, cuáles son sus componentes o cómo sobrevive internamente?* O si estamos hoy muy cerca de que desaparezca…

Llegado a este punto del escrito, yo mismo estoy asombrado del rumbo que tomó mi pluma teclada de hoy en el Bulevar. ¿Cuál era el preconcepto que había aprendido de mis padres, profesores y gente del común? Con un poco de búsqueda en el libro de la Internet tuve para aterrizar un poco mi preconcepto sobre el ese astro (¿?) que llamamos desde niños «sol».

Pero… sí. Yo quiero el sol. Porque desde niño sale, sube y va bajando hasta el lejano confín en donde hacia las 5:00 p.m. se pierde allá, en la cola del mundo. Porque si no sale el sol un día será porque ya no existo. Esa mole es obediente a su movimiento y a su posición en el concierto de lo que llamamos «mundo».

Amanecerá mañana y estoy seguro que aparecerá allá arriba desde las 7:30 a.m. y se ocultará hacia las 5:30 p.m. Y lo seguiré esperando así todos los días. El Universo, pues, no se equivoca ni descansa.

*https://www.youtube.com/watch?v=OKVwcAzqUO8

***********************************************

Otras publicaciones de este autor: CLIC AQUÍ

También te puede interesar
Deja Una Respuesta