Lunes, 21 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

Mario Fernando Prado, Sirirí, en Proclama del Cauca

El domingo 16 septiembre, 2018 a las 6:48 am

Sirirí en Proclama del Cauca

Mario Fernando Prado, Sirirí, en Proclama del Cauca

“Felices los que saben reírse de sí mismos, porque nunca terminarán de divertirse”: Santo Tomás Moro.

“En Popayán dicen que soy de Cali, pero en Cali dicen que soy de Popayán…”: Prado López.

Por Alfonso J. Luna Geller / Cámaras y fotografías: Óscar Moreno y Sophía Hernández

Por muchas razones de mi personalidad, para mí siempre ha sido muy difícil hacer una entrevista a un personaje público de altas características intelectuales, con mayor razón si también es periodista y más, si es un gran entrevistador. Por eso me toca prepararla con su suficiente anticipación de acuerdo con el distintivo acreditado del protagonista, y sobre los hechos de actualidad en que haya figurado, sobre los temas de interés público en que ha intervenido, sobre sus opiniones, interpretaciones y actitudes como periodista. Inclusive, hago evaluaciones previas sobre el impacto que tendrá mi trabajo en el público lector, oyente o televidente.

Sirirí en Proclama del Cauca

Al respecto, generalmente espero que lo que escriba y comunique cause incomodidad, y hasta rechazo en algunos sectores del poder porque me gusta la crítica, a veces destructiva sobre las cosas a las que se acostumbran las comunidades por la insolencia y prepotencia de algunos dirigentes. Mejor dicho, calculo que en mi trabajo periodístico logre ser políticamente incorrecto porque creo que la crítica destructiva sobre lo mal hecho es alerta temprana para su corrección. Claro que este no es el caso de hoy.

Esa preparación de la que hablaba al principio es como un ritual para mí, me documento sobre la especialidad del personaje, sus antecedentes y gustos personales y principalmente, diseño una estructura formal de la entrevista. Mejor dicho, con base en un cuestionario previamente elaborado. Eso me da seguridad y control.

Este preámbulo, porque cuando empezaba a oscurecer el húmedo día jueves anterior, me informaron que el periodista Mario Fernando Prado venía de Popayán y que en unos minutos arrimaría a nuestras oficinas con la intención de un rápido saludo pues seguiría su viaje hacia Cali.

Sirirí en Proclama del Cauca

Otra vez pensé que uno siempre debe aprovechar las oportunidades. Iba a saludar a uno de los editorialistas más controvertidos de la prensa colombiana. Pero también, que era una afortunada coyuntura para entrevistar al “Pajarraco” Sirirí, al administrador de empresas, abogado y periodista por vocación, galardonado en dos oportunidades con el premio Simón Bolívar de periodismo, que escribe para El País hace más de 40 años, también para El Espectador. Pero me tocaba violar todos los preceptos porque ya no tenía tiempo para planear nada.

Llegó a los pocos minutos con una vestimenta informal pero elegante, con una chaqueta verde anudada al cuello, siempre con su aspecto distinguido, de carácter simpático, alegre y divertido, dicharachero, como un sirirí; deduje, por su manera de ser, que es un optimista malicioso.

Me impactó positivamente su capacidad para reírse de sí mismo, colegí que es su camino hacia la paz interior, porque como vivimos en una sociedad en donde todos juzgan a todos, muchas veces sin ninguna consideración, Prado López utiliza ese talento para independizarse de la opinión de los demás y tener criterios propios para retransmitirlos a sus lectores, oyentes y televidentes, entre quienes se han formado dos bandos perfectamente definidos: aquellos que lo siguen con pasión, y los que no lo pueden ni soportar.

Sirirí en Proclama del Cauca

Nos habló del “Sirirí”, como le decía su mamá; de sus comienzos en El País, por invitación de Gerardo Bedoya Borrero; de su competencia por conseguir fotos de mujeres lindas como las que publicaba el cubano José Pardo Llada, en Occidente, que lo pusieron a correr al Balneario Estambul a buscarse las suyas; de su amistad con Humberto López López, editor económico de El Colombiano; del porqué es un declarado “propaisa” y del “cuentico de la Pachamama”, refiriéndose a las actividades políticas de los indígenas del Cauca, entre otras cosas.

‘Mario Fernando Piano’, como también se le conoce en la televisión por el programa que se emite por Telepacífico, en el cual interactúa con sus entrevistados de manera única y especial tocando el piano que aprendió a interpretar desde los nueve años, al ser consultado sobre su origen valle-caucano dijo: “En Popayán dicen que soy de Cali, pero en Cali dicen que soy de Popayán… Debieran adoptarme en Santander de Quilichao para parar de una vez por todas esa disputa entre capitales…”

Prado López nos confesó que es “duqista”, y muy amigo del senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez, de quien le admira su “capacidad infinita de trabajo, su conocimiento del país, su compromiso con una Colombia segura y el manejo de la microgerencia, que es un estilo que comparto”.

Sirirí en Proclama del Cauca

Terminamos la charla, mejor no decirle entrevista, con su manifestación de acuerdo con que se expida una ley que regule el ejercicio del periodismo, como cuando él orgullosamente portaba el carnet No. 3078 expedido por el Ministerio de Educación Nacional, el 8 de mayo de 1978, cuando con la firma del ministro Rodrigo Lloreda Caicedo fue acreditado como Periodista Profesional.

El siguiente fue el diálogo con Mario Fernando Prado:

Deja Una Respuesta