ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 29 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

Maribel: La lotera con el toque de la suerte

El martes 4 diciembre, 2018 a las 10:22 am

Vender el premio mayor de la Lotería del Cauca fue una bendición para la señora Maribel. Hoy cuenta su historia e invita a los caucanos a que sigan comprando, porque cualquiera puede ganar y la Lotería Sí cumple.

Maribel Penagos no podía creer que había vendido el premio mayor de la Lotería del Cauca. Su máquina de chance le mostraba el número y ella recordaba haberlo recibido, pero quería tener mayor seguridad. Lo escuchaba en la galería y en las calles de Santander de Quilichao, y se convenció sólo cuando su hijo lo reafirmó, y después de tomar su pastilla para la presión.

“Busqué en la página oficial de la Lotería del Cauca y encontré ahí los resultados: ‘Sorteo 2225 del 03 de noviembre, número 6350 de la serie 069’. Efectivamente mi madre había vendido tres fracciones” expresa el hijo de la señora Maribel mientras recuerda el momento con emoción.

Aunque no es oriunda de Santander de Quilichao hace 40 años vive allí, los mismos años que lleva vendiendo Lotería del Cauca. Ha trabajo toda su vida en un oficio del que se siente orgullosa y agradecida porque le ha permitido vivir con dignidad y sacar adelante a su hijo.

“Yo inicié en esto cuando el chance era clandestino: con lapicero y papel carbón (…) Le decían el ‘chanchullo’ y aunque no estaba legalizado los premios se pagaban” afirma Maribel remontándose al año 1968 -hace medio siglo-.

Maribel: La lotera con el toque de la suerte

Hoy los caucanos cuentan con una Lotería legalmente establecida y que, gracias al trabajo comprometido de su equipo humano ocupa el sexto lugar entre las loterías del País. Una empresa que certifica que los premios quedan en manos de los compradores y que busca seguir creciendo para aportar a la economía y desarrollo de la región.

La señora Maribel es una mujer creyente, carismática y atenta. Se caracteriza por su buen trato con las personas y según cuenta tiene muchos clientes, que incluso hacen fila para comprarle chance y lotería. Es una madre amorosa y trabajadora, como la mayoría de las madres colombianas.

Por vender el premio mayor, la Lotería del Cauca le entrega a la señora Maribel una bonificación. Su conmoción es incalculable: “Le doy mil gracias a Dios, bendito sea. Con esto puedo pagar deudas. También agradezco a la Lotería (risa nerviosa) y a los compradores. A veces creo que no es verdad” indica.

Su historia es inspiradora. No recibió educación y por ello no sabe ni leer ni escribir fluido. Sin embargo, gracias al chance y a la Lotería aprendió los números y las operaciones. “Nadie me embolata para hacer cuentas, no necesito calculadora. Solo con mi cabeza o papel y lapicero” puntualiza.

Desea continuar con este oficio hasta que Dios se lo permita y seguir contagiando de buena suerte y energía a los caucanos. Seguir vendiendo Lotería del Cauca para que cada semana haya más millonarios.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta