Miércoles, 13 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

MARIANGOLA

El domingo 25 agosto, 2019 a las 5:46 pm
MARIANGOLA

MARIANGOLA

Mariangola

   Mariangola es un corregimiento de Valledupar, que tiene población y quizá otros recursos para ser municipio. Pues este cálido pueblo cesarense es también el acabado referente de todos los pueblos de Colombia, y aun de ciudades, en donde por perversa costumbre política siempre se construyen y se entregan obras inconclusas. Imagínense ustedes que el túnel que acorta la distancia entre el Aeropuerto de Rionegro y Medellín se hubiese inaugurado sin las luminarias.    

   Leí en la red un artículo del reconocido escritor José Atuesta Mindiola, nacido en Mariangola y comprometido con ese terruño; un artículo que es la imperfecta antología de las obras sin terminar. He aquí una muestra, y subrayo: “el alcalde (de Valledupar) Augusto Ramírez Uhía hará entrega (en Mariangola) de la modernización de la cancha de fútbol sintética y el gimnasio biosaludable. …aunque queda pendiente la renovación de la tarima”.

   Desde allí, el lector empieza a preguntarse: ¿El arquitecto y el ingeniero civil acaso no sabían que la tarima es parte del conjunto deportivo? ¿Una obra tan pequeña no fue posible financiarla completa? Y sigue el rosario: “En 1963, la administración del gobernador del Magdalena, Alfonso Campo Murcia, construyó la primera parte de la Escuela Rural y el Centro de Salud…” ¿Y por qué apenas la primera parte? Es como si a los estudiantes y a los enfermos apenas se les prestara la mitad del servicio. “…el alcalde Rodolfo Campo Soto autoriza algunos materiales para iniciar la construcción de la tarima”. Uno se imagina una tarima de dimensiones olímpicas, para que en dos administraciones aún no se termine la obra. “Álvaro Calderón lideró con el apoyo de la Alcaldía la terminación de la cancha de baloncesto”. Imagínense, dos servidores públicos que se unen para terminar ¡una cancha de baloncesto! “En 2003, el gobernador (E) Guillermo Castro Daza pavimenta los alrededores de la plaza”. “El gobernador Hernando Molina (2005-2007) construye el parque lineal de la carretera en adoquines y pavimenta una calle, desde la carretera hasta la plaza…” ¿Se pueden imaginar?, otra vez dos gobernadores para construir, en adoquines, el parque (Castro Daza); y la pavimentación de la calle hasta la plaza, o sea, apenas la mitad de la calle (Hernando Molina).

Hay una palabra que evito nombrar aquí y que mereció 12 millones de votos, superior a la votación que eligió a Iván Duque como presidente de la República. ¿Qué otra explicación se le puede dar a esa feria de obras inconclusas? Visité Codazzi (Cesar) la semana pasada y quedé pasmado del derroche publicitario de algunos candidatos a la Alcaldía; cantan en alegres vallenatos, a todo volumen, el nombre del candidato y su programa de gobierno; la logística incluye decenas de jóvenes uniformados con el logo de la campaña. Salta la pregunta: ¿el candidato ganador (al perdedor se le dará un puesto) sí podrá cubrir los gastos de su pomposa campaña con el sueldo de su cargo? Eso antes de las elecciones, porque el domingo de elección no faltarán las triquiñuelas para constreñir al necesitado sufragante.

Los corregimientos y municipios del Cesar casi mueren de sed, porque el acueducto es insuficiente o el agua no es potable. En esas condiciones nunca conocerán el progreso. Mientras tanto, ahí seguirá Mariangola en su condición de corregimiento, a la espera de que un día, no sabemos de qué siglo, el alcalde y el gobernador se den cuenta de que las obras no se deben entregar a medias sino completas.

*******************************************

Otras publicaciones de este autor: CLIC AQUÍ

Deja Una Respuesta