Viernes, 15 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

“Mamá Pola, manos que traen vida”

El jueves 10 diciembre, 2020 a las 10:12 am
Mamá Pola, manos que traen vida en Puerto Tejada

“Mamá Pola, manos que traen vida”.

Redacción: Yaritza Cassiani
Redacción: Yaritza Cassiani.

El lunes 07 de diciembre del 2020, la productora audiovisual Adriana Molina Córdoba homenajeó a la partera Ana Polonia González, quien fue la protagonista del documental “Mamá Pola, manos que traen vida”; en esta historia Molina plasmó las vivencias de esta portejadeña de 97 años de edad que trajo al mundo a más de mil niños.

Mamá Pola, manos que traen vida en Puerto Tejada
“Mamá Pola, manos que traen vida”.

El acto de reconocimiento contó con la presencia del poeta Héctor León Mina, así como de la cultora Alicia Castillo, el exalcalde de Guachené, Jesús Elver González Banguero, el presidente del grupo La Farándula de Puerto Tejada Duver Álvarez, la partera Mercedes Lucumí, la gerontóloga Milena Cuellar, entre otras personalidades que disfrutaron de una intervención musical y una obra teatral alusiva a la partería ancestral.

Adriana Molina e hijo - Productora Audiovisual Puerto Tejada, Cauca
Adriana Molina – Productora Audiovisual de Puerto Tejada, Cauca, junto a su hijo.

Adriana Molina explica que realizó el documental motivada por la historia de vida de su abuela Cilia María Balanta: “Cuando supe que mi abuela se atendió su propio parto entendí que este don hace parte de nuestras raíces, venimos de un grupo de matronaje que asumía la maternidad con responsabilidad y compromiso”.

Mamá Pola, manos que traen vida en Puerto Tejada
De pie la concejal portejadeña Luz Adiela Salzar, Adriana Molina, Milena Cuellar, sentadas Mercedes Lucumi y Ana Polonia Gonzalez.

“El taparse los oídos con un algodón después de dar a luz, las cuarenta gallinas que disponían en los hogares para el cuidado de la mujer durante su dieta, el sahumerio, todas esas prácticas nos representan como pueblo, son símbolos de nuestra identidad cultural”, agregó Molina.

La productora indica que escogió a mamá Pola porque existía una conexión entre ellas y también resaltó la disponibilidad que tuvo para realizar el documental: “Doña Ana Polonia es mi segunda abuela, en mi primer embarazo él bebe no tenía espacio pues yo era muy delgada y ella me ayudo acomodándolo en la posición correcta; cuando la busque para realizar la filmación siempre estuvo dispuesta lo cual agradezco inmensamente”.

En la mesa Mercedes Lucumí y Ana Polonia González
En la mesa Mercedes Lucumí y Ana Polonia González.

Mercedes Lucumí, compañera de trabajo de doña Pola también recordó aquellas épocas en las que atendía hasta dos partos en una noche y reiteró que la partería pasaba de generación en generación: “Aprendí con mi abuela, ella se iba a atender esos partos y yo me le pegaba, en esos tiempos cuando las mujeres iban a dar a luz tapaban toda la casa para que nadie viera, para que no entrara viento y yo destapaba para observar qué era lo que estaban haciendo. Un día le dije mamita lléveme, al principio puso resistencia, que no podía entrar, que no podía estar allí, pero luego acepto; camine mija que si yo me muero usted me queda reemplazando y así fue”.

“A Pola la quiero mucho, ella me compartió su conocimiento, trabajamos unidas, en ocasiones le mandaba parturientas para que las atendiera y ella me abrió las puertas de su casa para cuando quisiera trabajar allá”, afirmó Mercedes.

En el caso de doña Pola fue su madre quien le trasmitió el don de recibir vidas, en una oportunidad iban para la finca, pero una señora a bordo de un carro empezó trabajo de parto, ellas hicieron detener el vehículo para atenderla pese a que no tenían lo necesario, compraron una cuchilla en una tienda y el hilo para amarrar el ombligo lo pidieron en una casa cercana; ese fue el primer parto en el que Ana Polonia participó desde ese momento empezó a prepararse.

Cultora Alicia Castillo e hija de la señora Polonia Gonzalez
Cultora Alicia Castillo e hija de la señora Polonia González.

Las parteras portejadeñas Mercedes Lucumí, Ana Polonia González y María Melva Navia estuvieron en un proyecto de tecnificación y capacitación con la Fundación Propal, liderado por la gerontóloga Milena Cuellar, en compañía de la trabajadora social Migdalia Enríquez (Q.E.P.D).

“En 1994 empezamos la investigación para la tesis incidencia de un proceso educativo gerontológico con las parteras adultas ubicadas en el norte del Departamento del Cauca; con la Fundación Propal presentamos un proyecto a la Restrepo Barco que fue aprobado. Gracias a ello tecnificamos 24 parteras, les entregaron pesa bebes, pinzas, guantes, bolsos, aprendieron a leer una ecografía, luego una alianza con el hospital les permitió acompañar a los médicos durante los partos, así que pasaron del conocimiento ancestral al técnico”, añadió Cuellar.

Los asistentes al evento exaltaron la trayectoria de Pola, como cariñosamente la llaman sus coterráneos, porque es un referente regional que ha servido de musa para varias investigaciones y por su contribución para documentar las prácticas tradicionales del norte del Cauca.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?