Lunes, 25 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

MADRES ALCAHUETAS, HIJOS PERDEDORES

El domingo 12 mayo, 2013 a las 5:56 pm
Marco Antonio Valencia Calle

Marco Antonio Valencia
Twitter: @valenciacalle

Tener un hijo es un milagro de la naturaleza. Educarlo: una proeza y maravilla de la vida. Nada más grato en el papel de una mujer que es madre, que tener la oportunidad educar un “ser” para el amor y el bien de la sociedad. Nada más exigente en la existencia de una mujer que ser “ejemplo” y modelo de “persona” para un hijo. Nada más grotesco y penoso que una mamá mediocre y de pésima conducta.

Es una vergüenza escuchar a Madres de Familia decir que no saben qué hacer con sus hijos que apenas están en primaria, o que los llevan al colegio y le dicen a la profesora “allí se lo entrego porque yo no sé qué hacer con él”. Estas mujeres, con perdón, perdieron el norte. Por culpa de estas mujeres, es que la sociedad se fracturó y tenemos tanto malandro suelto.

No duden que cada pandillero, que cada degenerado, que cada ladrón y cada asesino, es producto de la mala educación recibida por una pésima madre. Una mujer cría y modela el espíritu, la conducta y la forma de ser de sus hijos. Ellas y nadie más que ellas tienen el poder y la capacidad de criar buenas o malas gentes. Hay mujeres que piensan que ser madre es parir y recibir regalos el día de la madre, o quejarse y dar cantaleta todo el día. No señores, eso no es ser mamá. La cosa es más seria.

La sociedad es y será el resultado positivo de la educación otorgada por una madre a sus hijos. El padre ayuda, los profesores ayudan. Pero son las madres las que cultivan la forma de ser de sus hijos, que luego serán hombres. Una mamá no puede ser permisiva ni con el niño ni con el muchacho, porque en menos de lo que canta un gallo ella se vuelve un cero a la izquierda, víctimas de mentiras, engaños y abusos.

Madres permisivas, madres sin autoridad, madres alcahuetas son un grave problema para la estabilidad social. Una verdadera mamá tiene que tener carácter: esa es su principal arma. Si se dedica a gritar como cotorra loca todo el día, ningún hijo la va a tomar en serio.

Una mamá, desde temprano debe exigirles a sus hijos a cumplir con las normas de la casa y de la sociedad. Debe obligar a sus hijos a entender que cada acto negativo tiene consecuencias. Una mamá debe educar a sus hijos con seriedad, sin democracias.

Una mamá debe enseñarles a sus hijos el valor de la libertad. Y libertad es el premio que se tiene luego de hacer la tarea, la limpieza del cuarto, la tendida de la cama, de acostarse a la hora adecuada, de ayudar con el aseo de la casa, de prepararse los propios alimentos…

Cada malformación der ser, es una inconsistencia en el papel de madres.

Marco Antonio Valencia Calle

tiwtter: @valenciacalle

www.valenciacalle.blogspot.com

www.marcoantoniovalenciacalle.blogspot.com

www.popayancity.blogspot.com

www.elprofesorespantapajaros.blogspot.com

facebook: facebook.com/valenciacalle

Celular: 313 7654875

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?