Lunes, 23 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

LUNA DE CARAMELO PARA LAS FARC

El miércoles 20 julio, 2016 a las 9:09 am
Bulevar de los días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy / Loco-mbiano.

Los caminos de la izquierda

http://www.elcotidiano.es/los-caminos-de-la-izquierda/

¿Cuándo iban a pensar los ideólogos de las Farc que sus consignas más tarde que temprano iban a tener éxito? Solo Marx, con su inflexible doctrina heredada de Hegel, Lenin y Engels del materialismo dialéctico sobre el trabajo del capital en los mercados, lo avizoraba. Y los intelectuales que acompañaron a las Farc en sus principios lo consignaron en las cartillas que repartían en sus arengas. Era una luna lejana de alcanzar pero era hermosa y deseable. El poder siempre ha sido de mermelada de zanahoria y dulce de caramelo.

Solo las armas y la lucha podrían cambiar las cosas en una sociedad capitalista. Y lo han conseguido. Más de medio siglo de vida en la montaña, de incursión en poblados pequeños, de asaltos a bancos, de secuestros selectivos en restaurantes y ciudades, de uso de cilindros y minas quiebrapatas fueron minando a gobiernos sucesivos. Porque no hay mal que dure cien años ni sociedad que lo resista, aunque no lo dijera Marx.

En el primer gobierno de Uribe prometió que acabaría con la guerrilla con mano dura y que al pueblo lo trataría con mano en el corazón. Su ministro de Defensa solo alcanzó a dar de baja a dos de sus jefes, pero no logró dar cumplimiento a su palabra y acciones. Ocho años no le alcanzaron.

Pero llegó Juan Manuel y releyó una cartilla más popular: Más moscas se atrapan con miel que con vinagre. Y comenzaron los diálogos y la mano tendida. Las Farc comenzaron a entrever en el horizonte a Marx. La lucha sostenida y firme, por fin, había logrado conseguir el cansancio del Capital. Y la legítima fuerza cedió ante una guerrilla adoctrinada y sentada en igualdad de condiciones y en mesa franca en La Habana.

Claro, en todo ese tiempo de maduración y desgaste, la guerrilla hizo mucho daño en muertes, lisiados, oleoductos, selvas, alianzas con narcos y otros gobiernos y perdió en el campo a sus principales jefes. Pero logró lo que mandaba la filosofía: el tiempo y las armas darían su fruto. Unos lo entienden más fácil que otros, pero la realidad es tozuda. Se ha llegado a un Acuerdo, a una transacción. Una cosa por otra. Con en un litigio en la Corte. Todos ponen dinero y todos ceden terreno.

La historia es una araña que va tejiendo su tela. Debajo están los rincones, los secretos, los mirones, las escobas y la pintura. Unos están cerca y se dan cuenta de los detalles, otros la miran con curiosidad y desconfianza. Creen que es una araña pollera que envenena. Otros que es una araña risueña que apenas juega con las moscas.

Marx desde su escondite, sentencioso, mira la escena. Desde su cielo envía una bendición con la izquierda sin diablo adentro. Se ha cumplido su profecía. Jamás pensó que unos colombianos acondicionarían su libro mejor que los del primer mundo. Se realiza la contradicción dialéctica para integrarse a través un plebiscito soberano.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?