Domingo, 24 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

Lucio y las iguanas

El miércoles 7 enero, 2015 a las 7:40 pm
Alfonso Luna elecciones 2014

Por Alfonso J. Luna Geller

Lucio

El poeta portejadeño Héctor León Mina Vidal, quien profesa su vida y obra como una cotidiana ilusión con la que pretende influir en la transformación de la realidad que padece su entorno social de extrema pobreza y que se debate entre el miedo, la violencia urbana, el fragor de sus mujeres por la sobrevivencia, simultáneamente con el goce bullanguero de una alegría contagiante y su amor instintivo, como él mismo lo califica, decidió dedicar su inspiración a un hombre humilde, trabajador y soñador, como él, que diariamente ofrenda ejemplo de civismo, consideración por sus semejantes y amor por la naturaleza.

parque iguanas 2

Héctor León brinda con Luciano Paz, ‘Lucio’, su último poema, una publicación en fino papel propalcote, tributada al más destacado de los trabajadores del Municipio de Puerto Tejada, encargado del mantenimiento del parque principal, reconocido por ser albergue de una buena cantidad de iguanas, animalitos que cuida como a sus hijos, además porque se han convertido en el emblema de este municipio nortecaucano, tanto que el alcalde Línder Brando Chará, hace ya varios años hizo construir, teniendo en cuenta esta consideración, un monumento -iguana de bronce- en la fuente de agua del parque Los Fundadores.

parque iguanas

Parque Los Fundadores – Puerto Tejada

Héctor León Mina Vidal ha publicado muchas obras poéticas, como: Ventanas al amanecer, Revelaciones, La casita de bahareque, La reja florecida, entre otras, que constituyen una “producción literaria que se ha convertido en un expediente de la realidad nortecaucana; su poesía surge como vivencias cotidianas de amores frustrados y anhelos inalcanzados que terminan escritos como manuales del extravío”, por lo cual ha sido merecedor de múltiples reconocimientos y homenajes.

Lucio y las iguanas

Homenaje a un valor ciudadano

Héctor León Mina Vidal

Héctor León Mina Vidal

Siempre en la mañana
cuando al parque llegas
te saludan las iguanas
desde lo alto de los árboles.

Te reconocen a distancia
por tus pasos humildes
y graciosos movimiento
te dan la bienvenida.

Celebran tu presencia
con gestos generosos
pues bien saben ellas que de ti siempre reciben
los alimentos necesarios con que sobreviven:
Los granos de arroz y las cáscaras de frutas
Y el agua suficiente para mitigar la sed.

Las iguanas ya te conocen.
Y saben que a diario tú
te ocupas del aseo del parque.
Que usas una larga escoba
para barrerlo todo.
Que limpio lo entregas
a propios y extraños.
Y que en amplio balde azul
recoges la basura que llevas luego
a los puntos de disposición.

Conocen las iguanas
que sin distinción alguna
tú trabajas los domingos
y hasta los días festivos.

Y que lo haces con amor
porque para ti el trabajo
es como la esencia misma
que define tu alma.

Lucio:
¡Cómo te satisface plenamente
ver las iguanas bajando lentamente
por el tronco de un árbol
hasta encontrar el suelo.

Y luego por el prado
deslizarse suavemente
y aprisionando en la trompa
una cáscara de mango
de banano
de piña o de papaya!

¡Cómo te alegra saber que la gente
aprendió ya a cuidarlas
y a convivir con ellas cual apreciado tesoro!

¡Cómo te asombra ver la guerra
de los machos peleando por las hembras!

Y qué difícil te resulta a veces
distinguirlas en los árboles
porque incrustándose entre las ramas
se confunden casi siempre
con el color de las hojas.

Y cómo te divierte ver turistas curiosos
que encantados se quedan
sólo contemplándolas
y con entusiasmo deciden no solo fotografiarlas
sino también con orgullo
hasta tomarse fotos con ellas.

Lucio:
las iguanas ya te conocen.

Y en la tarde
cuando das fin a tus labores cotidianas
y decides marcharte
buscando el reposo de la casa
de ti se despiden las iguanas
con las mismas venias
que te recibieron al amanecer.

Debe rescatarse un auténtico sentido de identidad y pertenencia

Luis Guillermo Ramos Domínguez, economista de la Universidad del Valle y magíster en planeación socioeconómica de la Universidad Santo Tomás de Bogotá, ha sido docente, escritor e investigador sobre la problemática de las comunidades afrocolombianas, también oriundo del municipio de Puerto Tejada, se refirió a “Lucio y las iguanas”, destacando la obra de Héctor León Mina Vidal, porque el parque principal de este municipio es la principal expresión turística, cultural y natural que debe conservarse y hace énfasis en la crisis de valores que afecta a esta comunidad, donde más de 30 pandillas juveniles trastocaron la tranquilidad social.

Ramos Domínguez exalta en la siguiente entrevista, para Proclama del Cauca Radio, el trabajo como valor histórico que debe recuperarse pues esta es una circunstancia que en Puerto Tejada se suma a la falta de un principio de autoridad que incentiva el irrespeto por lo público. Igualmente hace un rápido recorrido por los valores humanos que tuvo este municipio en un pasado muy reciente y que es urgente que la juventud y la niñez conozcan como base para la nueva proyección social, amable para todos. Cita en este sentido el ejemplo de Fabián López, Natanael Díaz, Rafael Cortés Vargas, Sabas Casaram, y de los médicos Marino Viveros y Valentín Ramos, entre muchos otros exponentes de una cultura y una sociedad que debe rescatarse para lograr un auténtico sentido de identidad y pertenencia que conduzcan al bienestar general.

La siguiente es la entrevista concedida por el economista Ramos Domínguez:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?