ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 21 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

LUCHO SIGUE CON SU LUCHA

El jueves 10 septiembre, 2015 a las 4:24 pm
Omar Orlando Tovar Troches

Por: Omar Orlando Tovar Troches –ottroz69@gmail.com-

*A esta historia, aunque basada en hechos tristemente reales, se le han cambiado algunas locaciones, y, por supuesto los nombres de los personajes*.

Como sé que Usted querido(a) lector(a), al igual que el supra escrito, padecemos de la amnesia del siglo XXI, me permitiré hacer un resumen de lo que pasa con Lucho.

Nuestro héroe Lucho, es un joven que tiene discapacitadas sus extremidades inferiores, como consecuencia de la violencia que padecemos quienes habitamos en el extremo nor-occidental del sur del continente que queda abajo del Río Grande, no obstante esta condición, Lucho ha dado la batalla para sobreponerse y sacar adelante a su familia, la cual, depende económicamente de la actividad que ejerce o ejercía Lucho, en un puesto, del ahora renovado sector de los taxis y los “Choladeros”. El espíritu renovador, del candidato -hoy alcalde- a quien Lucho y muchos más habitantes de la comarca, apoyaron en las pasadas elecciones; ya entrado en el afán estético-faraónico- del cemento y el ladrillo, olvidó la condición de Lucho y a través de sus bien intencionados pero mal logrados funcionarios, hizo a un lado a su elector y lo desplazó de su sitio de trabajo.

Lucho emprendió su Lucha titánica, para hacer respetar, no sólo su derecho al trabajo, sino su condición de cabeza de familia en discapacidad y como no, la de ciudadano elector de su candidato-alcalde. Habló y escribió y no le contestaron, le contaron que; en últimas, esa era decisión del doctor alcalde. No sé qué respuesta le han dado a Lucho o si él ya cejó en su empeño.

Lo realmente cierto es que esta comarca, es fiel reflejo del estado catastrófico de una sociedad en la que prevalecen la cultura patriarcal, la ley del más fuerte, el afán de lucro rápido y sin esfuerzo, el individualismo extremo y una falta de cohesión social, sazonada con una falta de gobernabilidad inverosímil y como no; con una carencia de legítimos y legales liderazgos, que sean capaces de juntar y orientar a la comunidad. Lucho es uno más de esos rezagados de la famosa prosperidad democrática que pregonaba el doctor presidente del país en cuestión, es uno más de quienes no reciben la atención mediática, sino hasta épocas electorales, cuando algunos medios al servicio de los patrones del clientelismo, pintan con amarillismo periodístico, las desgracias de esos más que somos mayoría, pero que sólo contamos a la hora de votar por los doctores(as) candidatos (as).

Lucho es una metáfora de un grupo poblacional que trata a más no poder, de sobrevivir y aportarle al resto de la comunidad, con la única diferencia de no encontrarse en igualdad de condiciones físicas con el resto de los habitantes, Lucho es discapacitado de sus extremidades inferiores, Lucho es discapacitado de sus ojos, Lucho es discapacitado de sus oídos, Lucho tiene discapacidad cognitiva, Lucho sufre de dependencia de sustancias psico-activas, este Lucho que son muchos y muchas, es excluido, es discriminado, es olvidado y desplazado por el Estado en cabeza del gobierno de la comarca, estos muchos Luchos no cuentan con la infraestructura necesaria para ponerlos en condiciones de movilidad y de acceso a las dependencias de ese Estado que los discrimina, negándoles esos derechos que ese Estado excluyente promulga como el que más y que se quedan plasmados en el papel.

Repito, no sé si Lucho abandonó su Lucha, no sé si su alcalde le habrá dicho algo, no sé si a muchos de los lectores les importa lo que pasa con este grupo de paisanos especiales, lo único que realmente sé es que después de conocer esta historia, creo que YO SOY LUCHO, igual de olvidado y excluido por el clientelismo y el exceso de pragmatismo político, de los patrones de la política tradicional.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?