Sábado, 28 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

LUCHO RAMOS DOMÍNGUEZ

El jueves 10 agosto, 2017 a las 10:17 am

RAMOS DOMÍNGUEZ

El norte del departamento es la zona más rebelde del departamento del Cauca y quizás de toda Colombia. Allí habitan los indígenas Páez, desde luego espoliados, perseguidos y pretendiendo entrar con su lucha en la nueva Colombia, quienes, entre otras cosas, con su peculiar disciplina política, han logrado ganar reconocimiento en dignidad de lucha de los pueblos de Colombia. También habitan mayoritariamente los negros descendientes de aparceros y cultivadores furtivos de la tierra, cuyos ascendientes tuvieron una relación de trabajo sobre la misma, la cual no tenía propietarios a principios del siglo XX, salvo los mismos negros.

Los afros y los indios han luchado de manera incesante por la tierra, aunque los negros fueron desprendidos de las misma con métodos más sutiles, a diferencia de los indígenas que fueron desarraigados de dichas tierras violentamente en la mitad del siglo XX; empero, con las comunidades Afro, se repite, se empleó una combinación perversa de métodos capitalistas y mercantilistas de viejo cuño, dando paso a la conformación de los grandes ingenios azucareros del valle geográfico del rio Cauca, obviamente ya no en poder de negros e indios, sino de pocos, muy pocos.

Puerto Tejada es el municipio localizado en el extremo norte del Cauca, es el pueblo Afro que más se auto-reconoce como negro de Colombia (DANE); allí han emergido los mejores exponentes políticos de las negritudes, todos caracterizados por su rebeldía y denuncia permanente de la exclusión y racismo reinante en Colombia, pero a la postre sumidos posteriormente por el establecimiento. De esa lucha y aprendizaje surgió el señor Lucho Ramos Domínguez, quien se distinguía como dirigente estudiantil, a pesar de ser de un corregimiento vecino llamado Villa Rica.

Lucho Ramos Domínguez, con las dificultades económicas propias de su etnia, logró presentarse a la Universidad del Valle y egresar como Economista de la misma, con buenas notas y calificaciones. Quizás sobreestimó su propia inteligencia y creyó que podría reunir las gentes del norte para enfrentarla a la elite política de Popayán, lo cual, desde luego, terminó en un fracaso político pero atrajo a los libres pensadores de Cali para escribir sobre la libertad y esclavitud en las riberas del rio Cauca y para que se vindicaran muchos líderes olvidados en los anales de la historia.

Era supremamente orgulloso y esté quizás fue su principal defecto, pues con ahínco y tesón logró convertir a Villa Rica, un simple corregimiento, en un próspero municipio, con el desagradecimiento posterior de muchos de sus habitantes. Era un hombre irreverente, estudioso y pobre, quizás estas cualidades le perjudicaron de algún modo, en un medio donde la estupidez, lisonjera y la zalamería son requisitos indispensables para el éxito.

Tenía todos sus sueños intactos, no lo pudieron salvar de la muerte ni el sincretismo religioso que profesaba, ni el respeto por las religiones africanas, tampoco las cristianas imploradas por su familia; murió joven, con deseos de ser gobernador del Cauca o antes de eso, de seguir siendo un luchador por los negros del norte del Cauca.

Con Lucho perdimos todos, especialmente los negros independientes que creemos en la inclusión, igualdad, equidad y la fraternidad de los colombianos.

Mi sentido pésame para el notario Juan Carlos y sus hermanos, parientes y para Villa rica y todo el norte del Cauca.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?