ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 2 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

Los violentos del puente

El domingo 17 mayo, 2009 a las 10:46 pm
A los caucanos nos corresponde condenar enérgicamente el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, independientemente de quién lo cometa, dónde y con qué propósitos, puesto que constituye una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad de la región y el país.

Los violentos pretendieron cometer un acto terrorista contra el emblemático puente Guillermo León Valencia sobre el río Cauca en la zona limítrofe entre los departamentos del Cauca y Valle, dejando cómo víctima fatal un soldado de la patria.

No se puede justificar o legitimar un ataque o muerte deliberada de civiles y no combatientes, cuando dicha acción tenga, por su índole o contexto, el propósito de intimidar a la población u obligar a un gobierno o una organización internacional a hacer o no hacer algo. Es además, un acto de terrorismo el ataque aleve contra quienes salvaguardan la infraestructura de nuestro sistema vial.

El país ya no aguanta más el engaño de estos grupos violentos, por lo que pedimos que la ciudadanía rodee a la Fuerza Pública y a las autoridades legítimamente constituidas para cerrar filas hasta derrotar el terrorismo.

A los violentos que pretendieron hacer daño al puente interdepartamental y por ende a la economía y la movilidad del suroccidente colombiano, hay que advertirles que la sociedad civil, las comunidades y las gentes de bien, estamos cansados de supuestos buenos propósitos para iniciar los diálogos de paz. Por eso, en medio de la tristeza de este episodio infortunado para el Ejército, frente al terrorismo, el Estado debe mejorar toda la estrategia de seguridad.

Hay muchas personas que están amenazadas de muerte en este país, que sienten en sus propias entrañas el dolor del acoso de los intolerantes, la angustia de leer sus propios nombres rodeados de una agresiva diana, en fin, soledad, miedo a ser agredido, porque los violentos pretenden sembrar el temor y la zozobra en forma indiscriminada.

Hace seis años la llamada y cuestionada seguridad democrática era un enunciado, hoy es una realidad. Nos falta seguridad pero nos sobra espíritu democrático y eso merece el apoyo de todos los colombianos a la tarea de seguridad, independientemente de que estén de acuerdo o estén en oposición al Gobierno. Porque la seguridad practicada con espíritu democrático y aclarando ante la opinión pública los escándalos y malos procederes de las fuerza pública es para todos los sectores de la Patria.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?