Sábado, 28 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

LOS VERANOS DE MI PUEBLO

El miércoles 7 agosto, 2013 a las 4:39 pm

Phánor Terán desde Tunía, patrimonio cultural del Municipio de Piendamó
Agosto 5 de 2013

Ahora que estamos en verano, valga de decir de calor insoportable y sol para dorar cangrejos, se puede apreciar, de primera mano las cloacas en que hemos convertido nuestros ríos tutelares.

No es sino pasar, así sea de paso, por el glorioso Quilichao, el Palo, el Fraile, El Bolo, por el Mondomo, por el Farallones, el Aganche, o la Quebrada Grande, el Ovejas, el Piendamó o el otrora majestuoso Cauca para percatarse no solo de la fetidez sino del basurero que ronda y merodea a nuestra pobre y maltrecha riqueza hídrica.

Es parte de la democracia que nos anima.

Como mis vecinos que abren la puerta de la calle a las 6 de la mañana para que el perro salga a cagar y miar en la puerta del vecindario, de la misma manera, sin importarnos un ápice, o un carajo, como dirían otros, los desechos van a los ríos, los mataderos limpian sus poyos, desaguando en los ríos sin control sin las llamadas Ptar, sin dios ni ley.

Cada gobernante, con todo su equipo, aplaza indefinidamente las leyes para favorecer a sus correligionarios o sus allegados, escamotea la acción ejemplar, malgasta los recursos ya sean los propios, regionales o nacionales para complacer la nómina paralela aupada por el centralismo de los senadores.

Todos a una, se agachan. Se hacen los de la vista gorda. Hacen alharacas de despiste. Montan publicidades inicuas y despampanantes para ejecutar el presupuesto donde la tienen gruesa para despilfarrar pero no para atender lo fundamental que se enreda en los famosos proyectos, en los estudios, en los seguimientos, en las supervisiones, capacitaciones y veedurías.

Da grima.

Y sobre estas cloacas se ha montado otra fanfarria. Igual o peor que la descrita: la del turismo local, la del paseo de olla a los ríos, los charcos para que los pobres vayan a disfrutar de la naturaleza hedionda y desbarajustada.

Y allí están en masa. Y al aire libre.

No hay derecho que seamos tan inconscientes y tan inconsecuentes.

Por igual: los ciudadanos quienes en última tenemos por hábitat este que para bien o para mal, es nuestro territorio ni los ejecutores públicos que se la pasan ensalzándose en el espejito de las vanidades y de las componendas senatoriales, en medio del deterioro creciente ambiental.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?