ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 1 de marzo de 2021. Última actualización: Hoy

Los tres reyes magos y el niño Dios

El lunes 16 diciembre, 2019 a las 10:05 am
Los tres reyes magos y el niño dios
Imagen cortesía de: https://bit.ly/2swez6x
Los tres reyes magos y el niño dios

Los tres reyes magos y el niño dios

“Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año”Charles Dickens.

Tres magos llegaron al pesebre, y se postraron ante Jesús. Caballeros de tierras lejanas llegados en sus camellos, con las petacas repletas habían vadeado el Tigris y el Éufrates, atravesado el gran Desierto de los Nómades y rodeado el Mar Muerto. Resulta curioso, pero aspectos claramente definidos, estaban vestidos a la usanza persa, portando diferentes edades, Melchor, el más anciano, portaba oro, el niño era rey. Gaspar, hombre maduro, incienso, el niño era Dios. Baltasar, en plena juventud, mirra, el niño debía morir joven. Sus edades, juventud, madurez, vejez, significan que cualquier edad es ideal para postrarse ante Dios. Lo de las razas es posterior, los europeos, representaba Melchor, los asiáticos Gaspar y los africanos Baltasar. De este modo, se estructura la universalidad e inclusión del mensaje de Jesús.

Guiados por una estrella nueva, semejante al cometa que aparece de tarde en tarde en el cielo para anunciar el nacimiento de un Profeta o la muerte de un César. Habían venido para adorar a un Rey y se encontraron con un recién nacido en un establo. Casi mil años antes que ellos, una reina de Oriente había venido en peregrinación a Judea, trayendo ella misma oro, aromas y piedras preciosas. Pero había encontrado a un gran rey en el trono, al más grande que haya reinado en Jerusalén y de sus labios había aprendido lo que antes nadie había sabido enseñarle. En cambio, los magos, que se creían más sabios que los reyes, habían encontrado a un niño.

Pero debemos aclarar algo, la palabra mago describe a alguien capaz de hacer que el poder divino se manifieste de forma concreta, física y tangible a través del milagro personal. El mago tiene un poder personal e individual, mientras que el sacerdote, el rabino, el pastor tienen el poder comunitario ritual. Los magos cuestionaban siempre la legitimidad del poder espiritual. Algo curioso es advertir que mientras en el relato del éxodo el faraón se encuentra estrechamente vinculado a los magos, que representaban el poder de los dioses de Egipto, quienes están colaborando con Herodes son los sumos sacerdotes y escribas, mientras que los magos de oriente están de parte del auténtico plan de Dios, que gran dicotomía, algo igual sucede en este siglo. Sería bueno que en estas navidades reflexionemos a partir de las siguientes preguntas: ¿Quiénes son los magos hoy?, ¿podemos ser nosotros?, ¿debemos serlo?.

La pregunta verdadera no es por los magos en sí, sino por el propio Mesías, el salvador de los hombres que pronto volverá a nacer. Jesús no sólo es el heredero de las promesas de Israel, él es la respuesta a la esperanza de todos los hombres y mujeres de la tierra, de todos los tiempos. Y allí en la imagen de los magos de oriente, en los pastores, en José y María, debemos estar todos representados. Pero, irónicamente también lo estamos en Herodes, en los letrados y sumos sacerdotes.

Cuántas veces naciendo entre nosotros lo rechazamos, sin atrevernos a dejar de lado todo aquello que nos deshumaniza, para lanzarnos decididamente en su búsqueda, en lo más humilde, en lo más pequeño, débil y olvidado de este mundo: en el pesebre.

Sólo por ese camino de la estrella de Belén, nos encontraremos en el misterio de la presencia amorosa de Dios. Y al igual que los tres reyes magos, no podemos regresar por el mismo camino. Luego del encuentro se crea un cambio radical, no podemos seguir como antes. La presencia del Niño Dios, una vez que ha llegado, debe transformar nuestras vidas.

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Clic
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?