ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 29 de marzo de 2020. Última actualización: Hoy

LOS RÍOS

El jueves 20 septiembre, 2018 a las 11:10 am

LOS RÍOS

LOS RÍOS

Imagen tomada de https://bit.ly/2DeIDs8

Para hablar de ríos habrá que entender que no estoy enterado ni soy un experto en esta materia. Tan solo he querido abordar el tema para abundar en el aprecio que debemos tener por ellos.

Sí, me gustan los ríos. Los ríos, esos largueros de agua que nacen en una mana escondida en el pico de una montaña. Saben esconder su origen para que nadie les dañe. Corren luego por un curso que lo trazó la misma inclinación de la cuesta por donde serpentea y juega entre piedras, arbustos y valles.

El caminante los ve hoy cruzar y no sabe cuál fue su cuna y quien la madre que los trajo al mundo. Es la Naturaleza que se preocupa por la humedad del mundo y va poniendo aquí y allá los ríos que den vida a la tierra, a los árboles y malezas, a los caminantes y pobladores.

Todos los ríos han nacido y tienen su raíz casi escondida. Y si así no fuera, cuántos ríos no habrían perecido por la acción in-humana. Los nacimientos del río son pequeños orificios de manantiales. Nadie podría creer si no los vieran. Han podido sobrevivir de un origen tan humilde y precario. Van creciendo por acción de las lluvias y los afluentes que se les juntan y las necesidades del hombre y por el cuidado de quienes viven cerca de su nacimiento…

Los ríos, tuvieron su origen, nacieron de una mana o manantial que brotó allí, donde la Naturaleza sabia sentía que la cuna estaría protegida bajo el cuidado de gentes ingenuas y necesitadas. Porque el agua en esos sitios es la mayor riqueza, más que una mina de oro. Porque el agua les sirve para sobrevivir, para calmar la sed y preparar con ella alimentos. Eso lo saben ellos y cuidan con celo las «manas» originarias.

Nadie podría creer que ríos como como el Magdalena o el Amazonas o el Orinoco en nuestra Patria o el río de cada pueblo tiene un origen tan discreto y escondido. El más nombrado, el Magdalena nace en la cima de la cumbre del Páramo de la Papas en el nudo de Almaguer, en el Cauca. Recorre todo el territorio colombiano y va a desembocar en el mar Atlántico cerca de Barranquilla.

Vemos hoy otros ríos como el Bogotá, el Gualí, el Otún, el San Juan, el Fonce, el Atrato o el Amazonas, el Caquetá, el Guayuriba. Y no calibramos todavía el valor que tienen para la salud, el clima y la vida. No habría tierras útiles, agua para beber, tanta selva, animales e industrias.

Colombia se precia de ser uno de los países con más ríos del mundo. Posee siete páramos de donde brotan lagunas y ríos y tiene el vasto sector de Amazonas y la región del Meta, Guaviare y Putumayo con su selva y especies únicas en ofidios, venados, árboles nativos y costumbres milenarias. Los ríos las rodean y cuidan con su canto y frescura.

Más publicaciones en: https://bit.ly/2NUWyb7 

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *