Sábado, 28 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

Los recursos perdidos de los caucanos

El domingo 24 noviembre, 2013 a las 9:41 am
nelson paz

Nelson Eduardo Paz Anaya

El Informe “Sobre la Viabilidad fiscal de los Departamentos” de la Dirección General de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda, insiste en los riesgos financieros que continua corriendo el Departamento del Cauca, aspecto reiterativo por varios temas relacionados con los ingresos y los gastos, y los costos de las demandas en su contra cuyos fallos pueden tener sumas superiores a los cien mil millones de pesos.

No son asuntos coyunturales, tampoco atribuibles a esta administración, son deficiencias acumuladas en cuya solución todos los caucanos debemos comprometer los esfuerzos pertinentes, pero con decisión, con el deseo de superar las causas que impiden encontrarnos con la posibilidad de ejecutar el Plan de Desarrollo que todos aprobamos y que ha tenido reconocimiento por sus fines y propósitos y menos, pensar siquiera en subir en las categorías establecidas en la Ley 617 de 2000, por los miles de millones de pesos que se pierden y que obligan un compromiso institucional.

En general, la gestión se dirige a planear y operar la inversión, sin embargo, mirados los ingresos de las diversas rentas del presupuesto departamental, se encuentra una debilidad grave en la gestión de los recaudos de los impuestos, las tasas, multas y las contribuciones, la administración tiene una debilidad manifiesta en su Unidad de Rentas, no en los funcionarios, razón por la cual, el informe resalta la disminución en ingresos que en los análisis encontramos potenciados en otros departamentos.

A manera de referencia, citaremos la disminución en el Impuesto de Registro, que disminuye porque en el Cauca se excluyen los resguardos, los parques naturales, los territorios de comunidades afrocolombianas, además, treinta y cuatro de los cuarenta y dos municipios, algunos desde el año de 1994, no adelantan el reevaluo catastral, ni siquiera el que debía pagar el Ministerio del Interior por los territorios de resguardos, e impera además, como lo señala la Cámara de Comercio, una franja inmensa de ilegalidad en el comercio y en la minería; en el acuerdo de La María se debieron incluir las formas de compensar la Nación las afectaciones a los ingresos de los Municipios y del Departamento.

El Impuesto sobre Vehículos Automotores, demanda una estrategia para lograr que los carros y las motos, se matriculen aquí, es asunto de cultura, de compromiso y de una motivación que nunca se ha presentado, el número de matrículas foráneas es muchas veces superior a las locales, y estas en general, esperan la prescripción de sus deudas.

Los ingresos generados por los licores, los producidos y los importados, de manera permanente son motivo de discusión y dudas, a la Licorera siempre la han afectado los costos de producción, las promociones y las ventas; está en discusión la legalidad de las prórrogas en el contrato del ron, además se suman los significativos encuentros de contrabando que en días recientes han decomisado los agentes de la Unidad de Rentas, pero que antes no se hacían, sin saber por qué, ni a quién beneficiaba.

La sobretasa a la gasolina es claro que el importe subsidiado para el departamento de Nariño incentiva el contrabando, la diferencia de precio estimada en tres mil doscientos noventa y cuatro pesos, hace la disconformidad de más de la mitad del número de galones facturados para el vecino departamento, fuera del combustible que le entra del Ecuador, ello explica porque los promedios de facturación para el Cauca, están muy por debajo de los nacionales, amerita comparar los ingresos  por este concepto con los de Nariño.

El degüello de ganado mayor, por la normatividad que se expidió de controles de sanidad y ambientales, sin una infraestructura previa de instalaciones y servicios, terminó propiciando el abigeato, la matanza clandestina, los riesgos de salud y ambientales y desde luego burlando el pago de los correspondientes impuestos.

Hay otros impuestos menores, sin mayor impacto y las tasas, multas, y contribuciones; sumados a los recursos de capital, todo perdido en la costumbre de limitarnos a tener un presupuesto calculado con base en los ingresos de años anteriores, sin auscultar el universo de situaciones económicas generadoras de riqueza.

En estos laberintos se pierde el propósito de la descentralización, la autonomía de los pueblos, la participación en las decisiones que nos afectan, la cercanía a la autoridad, la equidad, la igualdad y la justicia, porque se termina dependiendo como es nuestro caso, en un ochenta por ciento, del presupuesto nacional.

Los caucanos debemos hacer conciencia de estas situaciones, no es solo un tema de la Administración, se trata de los recursos que hacen falta para atender los enfermos en los centros de salud, es la posibilidad de un niño en la escuela, un vaso de agua sin bacterias, un camino para los agricultores, una teja más para una vivienda de interés social, es un poquito de equidad para construir la paz.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?