Viernes, 27 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

Los Poncio Pilatos

El viernes 23 octubre, 2020 a las 4:39 pm
Los Poncio Pilatos

Los Poncio Pilatos

Los Poncio Pilatos

La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.

William Somerset Maugham

A pesar del tiempo transcurrido, nuestra época evidencia la abundancia de personajes que cada día demuestran tener poco carácter; mandatarios que folklórica e irresponsablemente transfieren a otros la solución de los problemas y que, de forma descarada y sin ningún sonrojo, anuncian públicamente que son los “otros” quienes deben encargarse de solucionar las dificultades que afectan a la población.

Estos pintorescos personajes inundan los medios masivos de comunicación con el afán de validar su imagen de víctimas. Sin embargo, antes de lavar sus manos, su dedo acusador viaja en múltiples direcciones; son tan grotescos y atrevidos que desconocen que muchos de los señalados son quienes los llevaron al poder.

Es curioso, pero su ejercicio de poder sigue el trazado de dos líneas fronterizas, una que apuesta por la uniformidad y muy majos lo hacen en nombre de Dios o la ciencia y otra por la pluralidad y desde allí, con una postura maquiavélica recurren a la voluntad del pueblo para validar sus promesas. A fin de cuentas, quedan siempre impolutos, protegidos por su cohorte de seguidores y censurando todo aquel que exponga su mediocridad o falacias.

Quizás, es imperativo reflexionar acerca de la actitud de los políticos conversos que hoy gobiernan nuestros destinos. Enfatizo en aquellos personajes públicos que cambian de opinión e ideología constantemente en aras de oponerse al cambio, a la reforma social, política y educativa y luego, se autoproclaman los salvadores. Asimismo, intento alertar sobre los que según su confort e intereses giran a la derecha, izquierda o centro y con una postura de neutralidad que desconcierta, terminan lavándose las manos.

El momento histórico devela que tenemos la imperiosa necesidad de enfrentarlos y exigir que sus convicciones, principios, discursos, pactos se cumplan y no sigan retractándose o retrayéndose; para luego, desde una postura carnavalesca aprovechar los medios de la agitación política, social, sanitaria y étnica para culpar a los demás. Es momento para reconocer que en nuestro país pululan esta clase de individuos y gracias a su actitud han llevado a ciudades prósperas y organizaciones de magnos ideales al extremismo y polarización. En este orden de ideas, ellos y ellas, a partir de una posición autoritaria desconocen de manera vulgar e irrespetuosa el papel del pueblo en la construcción de ciudadanía.

Hoy, las actitudes de los Poncio Pilatos opacan el brillo de la educación, la naturaleza de la salud, el valor de la cultura y la magia de este país. Imploro a estos sujetos, que aprovechen la época de cambios que nos ha generado el COVID 19 para invertir en las Instituciones púbicas, optimizar sus instalaciones, repensar sus acciones, mejorar y modernizar los sistemas, patrocinar verdaderos proyectos que transformen la sociedad. Solo así, será posible alcanzar los estándares de calidad y lograr en Colombia un verdadero Estado Social de Derecho.

No obstante, está proeza se lleva a cabo con alianzas proactivas, trabajo en equipo, responsabilidad, ética, inversión social, acompañamiento de profesionales idóneos, supervisión y vigilancia; en lugar de señalamientos, burlas y descalificaciones. Pero lo más grave gira en relación con la educación, algunos de estas carnavalescas figuras han osado ofertar por lo privado, desconociendo el sacrificio y esfuerzo de lo público. Aunque, parezca irónico, este fenomenal equipo humano solo se tiene en cuenta en campaña para firmar pactos que luego el viento se llevará.

Por último, la figura de los Poncio Pilatos gozó siempre de una relativa ambigüedad y no faltan las fuentes que condenen su maldad e incapacidad al frente del gobierno y quedará registrado en la historia no solo por su lentitud, sino también por su capacidad de dejarle a otros la atención de casos tan vitales como la educación, la salud, el empleo, la vivienda, la movilidad, el progreso y la seguridad.

…….

Otros artículos de este autor aquí.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta