ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 28 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

LOS OLORES

El miércoles 7 junio, 2017 a las 9:55 am

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy / Loco-mbiano

https://hogar.uncomo.com/articulo/como-cuidar-una-planta-de-jazmin-1163.html

Todos los olores son fragantes. Navegan como canoas lentas o vuelan como deslizadores por el viento. Fragante suena a fragata, la que uno ve ondeando majestuosa sobre las olas o como una veleta arrastrada por los aires. Entran por las fosas nasales y penetran hasta las entrañas.

Los hay intensos, que avasallan los sentidos y hasta pueden a causar la muerte. Y también suaves que vagan perezosos por el ambiente y no los percibe ni distingue pronto la nariz más aguda. Los hay muy deseables, como el olor a la mujer amada desde que amanece el día o hasta la penumbra de la noche. O también los hay muy fétidos en lugares descuidados, las sentinas de las cárceles o las letrinas y basureros.

El ser humano aprende muy temprano a distinguir, de inmediato, la diferencia y -claro- su nariz se acerca muy juntita a percibir sus olores predilectos. Como la mariposa o el picaflor que busca posarse largo rato sobre la flor que lo llama con su aroma y su color.

No. No son los perfumes de marca solamente los que gusta el olfato junto a la boca. Se compra un tal perfume porque es el halo que identifica desde lejos la presencia del ser amado. Lo aplica la fémina o el hombre en los lugares desde donde exhalan la esencia distintiva ante la persona amada. Desde la distancia uno percibe que se está acercando la persona que lo trastorna con su mirada y su perfume.

No es lo mismo el perfume A o el X, como no es lo mismo el ácido que el dulce o el amargo o el suave. Cada quien sabe cuál es la fragancia que sale del sándalo, del opio, la madreselva, la manzana, la yerbabuena o el anís. Adán en el Edén descubrió muy pronto el olor de Eva. Eso lo trastornó, y cayó rendido. Por el olor el Jefe de la finca lo halló y lo echó de su paraíso personal. Seguramente también era de su agrado y era su marca preferida en el jardín de frutas y de árboles con semilla o corteza.

De la rosa, la mostaza, el geranio, el cedro, el eucalipto, el romero se extraen olores que se exsudan en aceites y luego pasan a la piel en los lugares certeros que la mujer escoge. Los hay suaves, dulces, fuertes, discretos. El humor de cada fémina los recibe, los procesa y en un instante su cuerpo responde con el olor que despide su aura.

Cuando el perfume se aplica ya el olor no huele a marca. Cada mujer lo mezcla con su esencia propia y huele a ella misma ante su amor y los demás. No es lo mismo la alhucema o la lavanda que el perfume o la loción. Y ningún olor de una mujer es igual que el de otra. Lo sabe cada varón y lo sabe cada mujer. A cada uno, en el vientre de la madre, le fue dado su olor.

26-05-17                                      8:55 a.m.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?