Lunes, 26 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

LOS NIÑOS MÁRTIRES DE FUNDACIÓN

El miércoles 4 junio, 2014 a las 4:45 pm

Crepitaciones

Ésta columna de opinión debiera llamarse con toda honestidad y justicia: “El colmo de la irresponsabilidad total”, a propósito de la absurda tragedia de la muerte de los 32 niños y un adulto en la población de Fundación (Magdalena), el pasado domingo 18 de mayo del 2014, hacia el mediodía. Pero pensé que, al llamarla así, caería en un lugar común, en una situación tantas veces comentada y criticada, per sécula seculorum (por los siglos de los siglos), en todos los niveles habidos y por haber, en lo relativo a esos males nacionales que se llaman la irresponsabilidad y en su homogéneo y afín, la imprevisión, cuando todos nos rasgamos las vestiduras, vienen los remedios de agua tibia cuando suceden las tragedias y colorín, colorado… Por tal motivo, en cinco palabras, le coloqué el título que ustedes, amables lectores están leyendo, como un homenaje sincero a aquellas personitas almas de Dios, o “los Angelitos de Fundación”, como cariñosamente se les bautizó, desde ese nefasto día.

A propósito de lo anterior, tengo entendido que el Gobierno nacional decretó con razón tres días de duelo nacional, y hubiera sido muy oportuno y necesario que a nivel quilichagueño, se hubiese realizado en su memoria, un acto de solidaridad luctuosa, con presencia de los niños y niñas de las sedes educativas, urbanas y rurales, junto a los estudiantes de secundaria, para despertar y dinamizar los valores a veces olvidados de la solidaridad y el duelo. Espero que esta idea tenga eco en nuestras autoridades educativas (recordando que en otras ocasiones se han realizado otras manifestaciones multitudinarias de tipo escolar para otras situaciones).

Volviendo ya a la realidad, “triste y desnuda”, como dice el poeta, de los sucesos y noticias colombianas como la triste que estamos comentando, que parecen propios del país del absurdo y del mundo al revés, genialmente bautizado por García Márquez como Macondo o por los irónicos como Locombia, nos encontramos con varias situaciones inconcebibles. Por ejemplo, ¿sabían ustedes que el transporte escolar, acordado por contrato entre el propietario del vehículo y la empresa, se llama Transporte Especial? ¿Y que existe el decreto 174 que lo reglamenta? Ahora, ¿ustedes sí creen que la vetusta y destartalada buseta que circulaba en Fundación, ante la mirada fría y fresca de todas las autoridades de tránsito y de policía de la población, era ESPECIAL? Alguien con humor negro diría, sí, era especial pero para provocar tragedias, como en efecto sucedió, con un vehículo que no cumplía con ningún documento legal, ni por asomo siquiera. ¿Y qué tal las frías y sin sentido declaraciones de Cecilia Álvarez Correa, ministra de Transporte?: “Es necesario endurecer las sanciones”, como si con estas palabras se puede solucionar el caso de los 4.000 vehículos escolares, que circulan en el país con más de 20 años de uso frecuente y que se convierten en trampas mortales, al estilo de la fatídica buseta.

En Santander de Quilichao también circulan, ante la mirada indiferente de las autoridades respectivas, muchos vehículos de toda clase “colmados de niños y niñas escolares y estudiantes”, haciendo peripecias para no caerse, con la ayuda de Dios. Es hora de evitar alguna tragedia, antes de que sea demasiado tarde. Siempre debemos aplicar el refrán que dice: “es mejor prevenir que tener que lamentar”. Las autoridades respectivas tienen la palabra. Y los ciudadanos también.

********************************

Más «Crepitaciones»:

https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/crepitaciones/javier-enrique-dorado-medina-crepitaciones

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?