ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 5 de agosto de 2020. Última actualización: Hoy

LOS IDUS DE MARZO

El viernes 4 marzo, 2016 a las 6:27 pm

CREPITACIONES 2016

Cuando era joven y bello, siendo un estudiante excelente, aplicado y sobresaliente, en mi gran Normal de Varones “Marco Fidel Suárez”, en “mi pueblo del alma”, en mi Bolívar (Cauca), asistía embelesado a mis clases de Historia Universal que muy bien orientaba mi gran profesor Jesús Erazo, quien aún todavía vive y a quien debo agradecer por esa paciencia de gran maestro y por sus doctas clases. En esos tiempos tan hermosos como estudiante, mis compañeros me colocaron un apodo cariñoso (costumbre tradicional y bolsiverde que se aplicaba a jóvenes y adultos) por ser buen estudiante y me decían “La Biblia”, porque según ellos lo sabía todo y les ayudaba a hacer tareas y talleres.

Uno de los temas que más me impactó por su significado y que se me quedó grabado en mi mente fue el de los Idus (días) de marzo, y la correspondiente anécdota referente al emperador Julio César y su asesinato. Como estamos en pleno marzo (dedicado al dios de la guerra Marte, el mes de Martius, según los romanos), es interesante recordar ese episodio histórico y hacer la correlación con lo que estamos viviendo en Colombia y lo que iba a suceder el 23 de marzo, noticia anunciada el año pasado con bombos y platillos desde La Habana.

Los idus (días) de marzo en el calendario romano, sin ninguna connotación negativa, eran una de las tres fechas claves de cada mes, junto con las Kalendas y las Nonas. Las Kalendas correspondían al día 1 de cada mes; los Idus se fijaban en los días 15 o 13 y las Nonas eran el noveno día antes de los Idus.

El nombre de los “Idus de Marzo” viene dado por el hecho de que, el día 15 de marzo del año 44 AC, el emperador Julio César es asesinado a pesar de haber sido informado de la conjura o traición para asesinarle. En la antigüedad esos días (Idus) eran considerados de buena suerte, pero a partir de esos Idus de marzo son considerados como negativos.

Según el historiador griego Plutarco, Julio César había sido advertido del peligro, pero había desestimado la advertencia. Algo que es más extraordinario aún es que un invidente le había advertido del grave peligro que le amenazaba en los Idus de marzo y ese día cuando iba al Senado llamó al invidente y riendo le dijo: “Los idus de marzo ya han llegado y sigo vivo” a lo que el invidente contestó compasivamente: “Sí, pero aún no han acabado”.

Como lo comentaba antes, supuestamente el 23 de marzo de 2016 se iba firmar el acuerdo del fin del conflicto, quedando postergado hasta diciembre de este año y así seguíamos directo al posconflicto, intento torpedeado hasta ahora por el ELN y los enemigos de la misma que ya sabemos quiénes son. Echando a volar mi imaginación (la loca de la casa), se me ocurre pensar que todavía en Colombia estos días de marzo todavía son de significado belicista, el dios Marte sigue imperando todavía, y hay sectores (y senadores, como en los tiempos del emperador Julio César), confabulados en matar la paz. Hasta podríamos colocar en boca del Presidente Santos la famosa frase de Julio César: “los idus de marzo ya han llegado y todavía sigue viva la paz”. Esperemos que de aquí a diciembre el Niño Dios nos regale el fin del conflicto y que en el próximo año el Papa Francisco encuentre al fin una Colombia en paz sin Idus de marzo y sin los áulicos de Uribe.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta