ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 5 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

LOS HOMBRES ETERNOS

El lunes 18 agosto, 2014 a las 4:19 pm

Crepitaciones

Un viernes 18 de agosto de 1989, al senador y candidato presidencial Luis Carlos Galán, con apenas 46 años de edad y un cúmulo completo e impactante de ideales en pos de una mejor Colombia (entre ellos: la equidad, la justicia, la paz y una verdadera democracia), junto a una elocuencia capaz de cambiar el rumbo de unas costumbres políticas arcaicas e indignas, las balas asesinas, cobardes y traicioneras de unos narcotraficantes, confabulados con algunos políticos y militares, lo callaron para siempre. Han transcurrido ya 25 años largos de un magnicidio imposible de olvidar, pero a pesar de lo que “esos” asesinos quisieron hacer, sucedió lo contrario, porque hoy en día los IDEALES de Galán siguen más vivos que nunca, entre ellos la paz), su vida y su obra, siempre serán recordadas para siempre, mas no así los de sus asesinos y confabulados, a quienes sus conciencias los estará castigando para siempre. Ya que hablamos de ideales y violencia, recordemos a propósito una cita célebre de Israel Zangwill: “Cada dogma tiene su día, pero los ideales son eternos” y una de Gandhi: “La violencia es el miedo a los ideales de los demás”.

Como nos damos cuenta, los hombres y mujeres con ideales, siempre han estado en la mira de los asesinos, solamente por pensar distinto, por pensar en los demás, por contribuir a un mundo mejor, más llevadero y digno. No debe ser así, pero si repasamos la historia del mundo, por doquier se nota esa intolerancia, ese odio al ser humano, con o sin ideales, esas ganas de destrucción, de inquina y alevosía, desde  el crimen de Caín contra Abel, pasando por la muerte en la cruz de Jesucristo (por dar a conocer su nuevo Evangelio o Buena Nueva), siguiendo con las guerras mundiales, la guerra de Vietnam, el actual conflicto y genocidio en Gaza, las guerras de Irak e Irán, el eterno conflicto colombiano, en fin, guerras y conflictos por todas partes, como si eso fuera casi normal, sabiendo que  ellas son, como dijo el poeta Jaendor: “prototipo fiel de la peor estupidez humana”.

Carlos Galán

Volviendo al caso colombiano que nos ocupa, con la constante de los ideales como paradigma de sus vidas, además de Luis Carlos Galán, es justo recordar y rendir homenaje entre otros a: Jorge Eliécer Gaitán,  Jaime Garzón, Guillermo Cano, Carlos Pizarro Leongómez, Álvaro Gómez Hurtado, José Everardo Aguilar (periodista de El Bordo, Cauca), Luis Carlos Cervantes (periodista de Tarazá, Antioquia), el sacerdote indígena Álvaro Ulcué, el Arzobispo Isaías Duarte Cancino, la periodista Diana Turbay, en fin, tantos colombianos ilustres, hombres y mujeres de bien, cuyos nombres ahora se me escapan, quienes enarbolando la bandera de un ideal supremo, incomodaron a ciertas personas y grupos, por sus convicciones y manera de pensar, en bien de los demás.

Como un homenaje de este columnista y poeta, a los colombianos inmolados por creer en sus ideales, muestro a continuación unos apartes de un poema que escribí a propósito del asesinato del sacerdote indígena Álvaro Ulcué, pero también se los dedico a ellos: “A pesar que esos asesinos quisieron hacer su fatídico trabajo, perfecto nunca lo lograron porque aún sigues entre nosotros y seguirás existiendo mientras vivamos, y aún más allá: seguirás perdurando. Tu figura se yergue ahora incólume, desafiante, para más terror de aquellos que pensaron que asesinarte así, sería bien fácil pero se equivocaron. Así ellos hayan querido asesinarte TU RECUERDO Y TU OBRA SEGUIRÁN CON NOSOTROS

No olvidemos para concluir que, según una cita anónima: “Ningún cañonazo ha logrado abatir una idea”.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?