ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 5 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

LOS GESTOS INFANTILES DE LA PAZ

El viernes 30 septiembre, 2016 a las 9:23 am

CREPITACIONES 2016 - LIC. JAVIER ENRIQUE DORADO

Me disponía a escribir esta columna en la tarde del pasado jueves 29 de septiembre del presente año, cuando en forma inesperada se nubló el cielo y sin previo aviso, sin que San Pedro avisara del aguacero programado, este se vino de repente y en forma repentina “llovió a cántaros”, como se dice en el lenguaje cotidiano. Desde mi ventana, contemplaba embelesado ese regalo de la naturaleza, pues hacía días que no llovía y de inmediato se sintió un descenso de la temperatura. Amainó un poco la pertinaz lluvia y fue en ese momento cuando a la distancia escuché un vocinglerío infantil peculiar, el cual fue creciendo lentamente, hasta que frente a mi ventana vi pasar a un grupo de niños y niñas, gritando de lo lindo con toda la libertad del mundo, conduciendo sus bicicletas “a toda”, haciendo cabriolas increíbles con sus piernas levantadas, levantando el agua de las calles inundadas y gozando a más no poder. Los envidié mucho y no sé por qué motivo (¿o será mi imaginación de colombiano feliz?), al instante asocié esa alegría infantil y sus carcajadas libres con el ambiente de paz, que poco a poco se ha ido irrigando por toda Colombia como un efluvio benéfico, como una lluvia que va inundando nuestras almas y nuestros corazones, desde el pasado lunes 27 de septiembre de este año, día histórico para Colombia.

Ese gesto de los niños en plena libertad y en paz, es comparable también con otro gesto infantil, el cual tengo la oportunidad de compartirlo con ustedes ahora, porque muestra cuán despiertos e inteligentes son los niños de ahora, los llamados niños de la paz, a quienes les corresponderá en buena hora vivir los nuevos tiempos. Sucedió que en la tarde del mencionado lunes, estábamos observando la firma del acuerdo final “en vivo y en directo”, cuando se me acercó Miguel Ángel mi nieto, quien tiene 10 años y de repente me lanzó una pregunta directa, curiosa y bien interesante: “abuelo: o sea que ahora ya nos podemos ir para el monte?”, soltando yo y quienes allí estábamos una sonora carcajada de admiración ante el interrogante. Nótese la connotación y profundidad de la pregunta infantil, aprovechándola para explicarle lo que estaba pasando en ese momento en Cartagena y en Colombia.

Siguiendo con los gestos infantiles de la paz, esa misma mañana del día histórico de la misma, tuve la oportunidad de dirigirme a los 550 niños y niñas estudiantes de la Sede Educativa “Rafael Tello”, en el patio de la misma, para indagarles qué tanto sabían de lo que ese día a suceder. ¡Oh, amable y bella sorpresa! Quedé atónito y admirado por la calidad de sus respuestas. Estaban al día en el tema. Incluso uno de ellos me preguntó: “Profesor teacher: ¿por qué el ELN no quiere la paz?” Rápidamente le contesté que ellos seguían después.

Estas anécdotas nos demuestran el influjo poderoso de las redes sociales y que gracias a ellas nuestros niños están en la onda de la paz. A Dios gracias a ellos les tocó la época del fin del conflicto y de una nueva Colombia. Ellos se la merecen. ¡EN BUENA HORA! Por ellos y su futuro promisorio votemos por el SÍ.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?