ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 7 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

Los Diablos siguen en su caldera

El martes 20 enero, 2015 a las 2:54 pm
Luis Enrique Delgado

Por Luis Enrique Delgado Periodista Acord-Valle

Bueno… ¿y dónde andará ahora el concepto errado, tendencioso, venenoso y lleno de mala fe de quienes aseguraban que los cuadrangulares de la “B” tenían como único fin ascender al América?

Nosotros, que pena tener que ratificarnos, siempre lo dijimos: lo que es igual para los ocho, no es ventaja para ninguno.

Es que en cada uno de los cuadrangulares todos los equipos disputaban los mismos partidos, en los que se jugaban los mismos puntos. No había, pues, ventaja y menos ayuda, para ninguno, como lo quisieron hacer creer algunos mal intencionados con comentarios torcidos.

Tirriosos que prendieron la vela por las dos puntas, para asegurarse la razón: si ganaba América, era por la ayuda de la Dimayor y si perdía, como ha sucedido, es porque le conviene seguir en la “B”. ¡Qué facilismo, por Dios!

Los Diablos siguen en su caldera - América de Cali - Imagen Proclama del Cauca

Una sola verdad

Lo que ha ocurrido con América, para que toquemos el tema en serio, evidentemente es un golpe durísimo al corazón de los americanos. Pero es, simplemente, la consecuencia lógica de un razonamiento que aquí habíamos expuesto:

Este América ya no es el glorioso 13 veces campeón de Colombia, cuatro veces subcampeón de la Libertadores y, mucho menos, ese equipazo que en su momento pudo exhibir rutilantes estrellas del balompié suramericano.

Este América de hoy no pasa de ser un pálido recuerdo, una escuadra apenas conformada para jugar la “B”, igual a los otros que disputan el torneo. No es más, ni menos. Esta hecho, si cabe el término, para jugar la “B”. Pedirle más es no aceptar un presente lleno de pobrezas económicas, futbolísticas y de directivas.

Este, quiéranlo aceptar o no, es otro América. Muy distinto es que el sentimiento de su gente siga siendo el mismo. Pero el América de antes, el glorioso, el exitoso, ya no existe. Ese se quedó en la historia. Y la historia no juega. De pinta, como dicen en la calle, ya no ganan ni los tigres en los circos porque también esa costumbre se ha terminado en muy buena hora.

Un año más

El actual América lleva tres años en la “B”. Y va para el cuarto, si es que logra subsistir. Y si no soluciona sus múltiples dificultades de supervivencia va a seguir siendo el mismo América de la “B”, de segunda categoría, cada día echándole más tierra al nombre que tanto lustre dio a Cali, al Valle del Cauca, a Colombia y a su afición.

El América, para jugar en la máxima categoría necesita, como dicen ahora, de una reingeniería absoluta. De alguien que recoja las banderas y conforme un nuevo América, porque con “jugadores de cinco pesos”, la otrora gloriosa institución roja seguirá sumergida en su propia caldera, en su desgracia y en lo que fue hasta 1979: la mechita.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta