ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 21 de julio de 2024. Última actualización: Hoy

Los circos pobres se están muriendo

El martes 9 julio, 2024 a las 4:01 pm
Los circos pobres se están muriendo
Los circos pobres se están muriendo
Foto: Las2orillas

Los circos pobres se están muriendo

Fernando Alexis Jiménez

Resulta doloroso, pero, con tanta competencia, los circos de pueblo, esas lonas multicolores y tablados, tienden a desaparecer.

Los circos de pueblo, aquellos cuya llegada se anunciaba con grandes parlantes en un carro viejo engalanado por los payasos que repartían hojas volantes invitando a las funciones, mientras que una decena de niños los seguían en una fiesta inacabable de risas, están muriendo.

Es un sepelio con pocos dolientes que, en una era de alta tecnología, prefieren ver las películas en televisión por cable, antes que invertir los $10 mil pesos que cuesta asistir a una función nocturna.

Esto ya no da para vivir. Lo más que entra en una noche son ciento mil pesos que toca repartir entre los siete artistas: la contorsionista, el animador, tres payasos, el que amaestra los perritos y la señora que vende las boletas y las crispetas y manzanas almibaradas.”

Jorge Enrique Sandoval es uno de los payasos del Circo de la Alegría, que encontré el fin de semana que pasé en un corregimiento de un pueblo.

Al mismo tiempo es el propietario, quien hace los contactos con las autoridades locales para que los dejen presentarse, consigue el terreno en alquiler, habla con el dueño de la tienda más cercana para que les fíen el mercado y gestiona una casa donde les alquilen un baño y el servicio sanitario.

¿Algo más? Sí, es el que revienta cabeza para saber cómo sobrevivir cuando no entran sino quince o veinte espectadores, generalmente de martes a jueves cuando la gente sale cansada del trabajo y lo único que quiere es verse un capítulo de los culebrones repetidos que transmite la televisión en la noche.

Hay días que nos toca comernos las crispetas que no se vendieron, y desayunar con maíz azucarado. Pero esto se hace por amor al arte, porque a uno le gusta el espectáculo y, también, porque no hay otra cosa que hacer.”

Definitivamente y, hay que admitirlo con tristeza y nostalgia, los circos pobres de Colombia, amenazan con desaparecer y con ellos, una época mágica que evocamos…

*************************************
Lee otros artículos del autor aquí:

Fernando Alexis Jiménez
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?