ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 26 de septiembre de 2022. Última actualización: Hoy

LOS CARCELEROS DE LA PENITENCIARÍA DE SANTANDER DE QUILICHAO ATROPELLAN DERECHOS A ABOGADOS Y RECLUSOS

El domingo 19 junio, 2011 a las 9:11 am
CARTA Y DENUNCIA PÚBLICAS
Santander de Quilichao, Tierra de Oro, Junio 18 de 2011
Por Athemay Sterling.
Director Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, CPDH-Valle del Cauca
Dra. Maricel Mejía Osorio
Directora Epmsc Santander de Quilichao
Calle 4 Nº 27-34 Barrio Morales Duque
Santander de Quilichao
La Ciudad
Respetuoso saludo.
El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia caracteriza como una clara vulneración a los Derechos y a la labor de los Abogados y a los Derechos de las personas privadas de su libertad en la Penitenciaría de Santander de Quilichao, cuando los carceleros y entre ellos el Cabo Cárdenas, según le decían, quien estaba irregularmente vestido en camiseta, sin su Uniforme Oficial, ordenando él arbitrariamente que no se nos permitiera el ingreso para entrevista jurídica, humanitaria y de Derechos Humanos con reclusos y reclusas de ese Centro Carcelario, ubicado en Santander de Quilichao, Municipio Norte Caucano donde inicia el Valle geográfico del Valle del Río Cauca, valle fértil, pero árida esta penitenciaría en el cumplimiento y respeto a los DDHH.
Lo preocupante es que al presentarnos en la Guardia de esa Penitenciaría se nos solicitó y entregué mi Tarjeta Profesional de Abogado y mi identificación como Director del CPDH-Valle del Cauca; se nos indagó igualmente, quien dijo ser el “jurídico”, nuestro nombre y función para luego indicarnos que no se nos permitía el ingreso.
¿Para qué solicitaban tanta información si no permitirían ejercer nuestras funciones y Derechos, claramente establecidas en la Normatividad acerca de los Derechos de los Reclusos y de los Abogados? Situación atípica y paradójica de estos carceleros.
Ni siquiera explicándole pedagógica y jurídicamente al Cabo Cárdenas, quien estaba groseramente des-uniformado y desinformado, que era y es un Derecho nuestro como Abogados Defensores de Derechos Humanos y además Director de la Organización CPDH, Filial de la Federación Internacional de Derechos Humanos, creado en 1979 en plena época vulneradora de Derechos Humanos cuando se le impuso a la sociedad colombiana un fascista Estatuto llamado de Seguridad, este Cabo no accedía a permitir el ejercicio de nuestros Derechos como abogados, configurando la conducta de este Servidor Público: de presunto prevaricato y claro constreñimiento al ejercicio como abogados, debidamente identificado como tal, y además acreditado como Director del CPDH-Valle.
Yo le explicaba igualmente que eran y son derechos, también, de los y las reclusas recibir esta visita a una Dependencia Oficial en día normal, que él arbitraria e ilegalmente “ordenaba” no permitir nuestro ingreso a entrevistar y asistir a reclusos y reclusas, que según la web (1) hay en la actualidad 198 hombres y 35 mujeres, personas todas privadas de su libertad, unas presos políticos, otros presos sociales, pero que conservan sus Derechos Humanos, que estos carceleros vulneran.
Ante “explicación” absurda del Cabo Cárdenas, des-uniformado y desinformado, yo le indicaba que informaríamos de esta anomalía generada por carceleros incultos y agresores a los Derechos, el Cabo Cárdenas des-uniformado, en camiseta como si fuera un campo deportivo la Guardia y desinformado de la normatividad de Derechos Humanos, replicó por conocer nuevamente de manera exacta nuestra identificación que ya había sido previamente realizada en la Guardia, situación agresiva y preocupante que el Inpec y las Autoridades, y la Señora Directora inicie a nuestra petición, acción disciplinaria en Indagación Preliminar acerca de la conducta irregular de este Servidor Público.
Si así actúa frente a los Abogados y Defensores de Derechos Humanos y ante el Director del CPDH del Valle del Cauca, cómo será con los reclusos y reclusas quienes solicitan nuestra intervención para que se dé garantías suficientes para ejercer sus Derechos; ya que las Personas Privadas de su Libertad continúan con sus Derechos Humanos intactos, excepto la privación de la Libertad y las penas accesorias determinadas por la autoridad competente.
Con base a esta anomalía solicitamos también a la Defensoría del Pueblo, a la Personería Municipal de Santander de Quilichao, al CPDH-Cauca con Sede en Santander de Quilichao, a la Procuraduría, a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, al Ministerio del Interior y de Justicia, a la Dirección Nacional del Inpec y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que no sólo visite esta Penitenciaría y establezca responsabilidades de los carceleros y empleados en ese centro carcelario, sino que se exija el respeto para que podamos los Abogados, Organizaciones de Derechos Humanos y los mismos reclusos y reclusas ejercer los Derechos establecidos en la Normatividad Nacional e Internacional.
Y que este Cabo Cárdenas des-uniformado y desinformado se le promueva a un centro educativo para que conozca el qué hacer acerca del respeto que él le debe a los Derechos Humanos y a los Derechos de los Pueblos.
Y digo a todos los Directores y Directoras de Centros Carcelarios entiendan y cumplan, igualmente con todas las personas del Inpec que la Directiva Presidencial Número 07 de Septiembre 09 de 1999 ordena que “todos los servidores públicos deben atender y despachar con prontitud y eficacia, las solicitudes de información, trámite o gestión que ante ellos realicen las Organizaciones de Derechos Humanos”.
Atentamente:
Athemay Sterling
Director Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia
CPDH-Valle del Cauca
Carrera 6 Número 7-38 Cali Valle
Santander de Quilichao, Tierra de Oro, Junio 18 de 2011
Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?