Martes, 9 de marzo de 2021. Última actualización: Hoy

Los balances entre inicios y finales

El lunes 30 diciembre, 2019 a las 9:58 am
Los balances entre inicios y finales
Imagen cortesía de: http://www.senado.gov.co/
Los balances entre inicios y finales

Los balances entre inicios y finales

“La verdadera medida del valor de cualquier líder y gerente es el rendimiento” – Brian Tracy.

En las esquemáticas páginas del 2019, el Departamento del Cauca se perdió en el panorama nacional sin pena ni gloria. Quizás nuestros apáticos y mezquinos dirigentes políticos se propusieron mostrar con unas pinceladas generales el reflejo de los grandes asuntos colectivos en sus equidistantes discursos y acciones creando toda una red de beneficios personales ignorando el bien común, incluso ignorando las leyes, acuerdos y decretos.

En nuestro departamento el proceso de descentralización no avanzó significativamente y no generó cambios, y los que se lograron, muchos de ellos imperceptibles en el corto plazo fueron relativizados por la oposición o por las fuerzas oscuras de las violencias.

Asimismo, los juicios pesimistas y partidistas de los seguidores de Temístocles Ortega, Feliciano, Paloma Susana, Luis Fernando, Carlos Julio Bonilla, John Jairo, Faber Alberto y Crisanto, no consideraron el punto de partida ni la inercia de varios siglos de olvido y centralismo, y se dedicaron a ponderar sólo lo superficial.

Estamos llegando al final del 2019 y los antes mencionados, aún no asumen el complejo carácter de ser los representantes y senadores de un gran departamento, sino que evaden el desafío de implica realizar su misión: el Senado de la República en representación del pueblo colombiano, ejerce las funciones constitucionales y legales, para promover el bien común y el desarrollo de la sociedad.

Sin embargo, parece ser que ellos y ella combinan cuestiones territoriales, políticas, administrativas, sociales, económicas y culturales solo en favor de su amigos, mecenas, padrinos y amos. En consecuencia, por su capacidad de gestión surgen estas dos preguntas: ¿porque nuestro departamento no avanza, y cuando lo hace, es tan lento en relación a otros departamentos? Y ¿cuál es el aporte real que hacen al desarrollo de sus respectivas regiones?.  

Quizás, una forma clara y relativamente objetiva de evaluar los avances, es considerar que los recursos públicos deben ser invertidos para solucionar los problemas reales que presentan las regiones y no para invertirlos en las empresas, corporaciones, asociaciones, fundaciones que solo buscan aumentar sus capitales. Pero, osó preguntar desde una perspectiva globalizada, ¿será posible sostener que las obras realizadas y que hoy duermen el sueño de los justos se puedan considerar avances y obras de impacto y trascendencia?.

Pero, debemos dejar algo claro para los que llegan y para nuestros honorables, la descentralización regional y local implica traspasar crecientemente competencias y recursos desde organismos temáticamente especializados: vivienda, salud, minería, agricultura, educación, cultura, emprendimiento, empleo hacia administraciones regionales y locales, cuya misión es impulsar procesos de desarrollo para comunidades y territorios específicos. Esto significa el paso de un manejo centralizado realizado por pocas personas a otro distinto y donde concurren nuevas energías y capacidades.

Sobre las nuevas autoridades municipales y departamentales y sus equipos de apoyo técnico y profesional recae la elaboración de estrategias de desarrollo, planos reguladores, ejecutar políticas y programas diversos y, especialmente, responder a las demandas de sus propias comunidades, que hoy día saben quiénes toman las decisiones, pueden cuestionarlas y ejercer el control ciudadano.

En el impulso del año que nace, posicionar a nuestros municipios y departamento es una responsabilidad que corresponde a los partidos políticos, a los medios de comunicación, a las organizaciones sociales y al sector privado. Todos estos actores tienen pleno derecho a enjuiciar el impulso que da el gobierno central, pero también lo tiene la ciudadanía para demandarles que pasen de la mera observación crítica y apática a un compromiso efectivo como lo propusieron en campaña.

Por último, para enriquecer el debate y sacarlo de la simple esfera de la escritura quisiera que lean de manera crítica esta Visión: A 2020 el Senado de la República será reconocido por la sociedad, como una corporación transparente, eficiente y determinante en la consolidación de la paz.

****************************************************

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Clic
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?