ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 22 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

#LopezResponde

El viernes 12 abril, 2019 a las 4:37 pm
#LopezResponde
#LopezResponde

Recomiendan que en la vida hay que cerrar capítulos, pero eso no siempre ocurre, hay capítulos que jamás se concluyen y generalmente son los que tienen que ver con las pasiones.

Por eso, hace una semana publiqué una columna que titulé “Una pasión llamada Millonarios”, en la que invité a los hinchas del equipo azul, y a la ciudadanía en general, para que a través de mi cuenta de twitter @jclopezcastri –y usando el hashtag #LopezResponde– me hicieran cualquier pregunta relacionada con mi cargo como Presidente del Club Deportivo Los Millonarios (octubre de 2004 a mayo de 2010).

Durante cinco días tuvimos 2.232 interacciones y respondimos cientos de preguntas relacionadas con todo tipo de temas, pero con algunos reiterativos; los cuales quiero compartirles a continuación:

  • Primero: muchos me preguntaron y otros me acusaron de haber “quebrado Millonarios”. El resumen de las respuestas que di al respecto sería el siguiente: yo no quebré a Millonarios. Cuando asumí la presidencia del Club éste ya estaba inscrito en Ley 550 (Ley de Quiebras); su solicitud de acogida fue aceptada por la Cámara de Comercio de Bogotá a través de la Resolución No. 00147 del 26 de agosto 2004; y yo me posesioné en octubre de ese año.
    Recibí al equipo con un déficit de más de 14 mil millones de pesos y con más de 70 procesos judiciales, que cada vez que se fallaban en contra aumentaban el pasivo; además el pago de las obligaciones de la Ley de Quiebras implicaba destinar, aproximadamente, el 40% del ingreso anual.
    Sumando a esto los gastos normales de funcionamiento para organizar un equipo competitivo, la presión financiera era muy grande, y no fue posible superarla, ni siquiera con los patrocinios que conseguí para el Club: Adidas, Pepsi, Petrobras, Tigo, Cafam, ETB, entre otros, algunos de los cuales se mantienen hasta hoy.
  • Segundo: una acusación menos recurrente, pero más grave, fue que –textualmente– “robé a Millonarios”.
    A quienes hicieron esta afirmación empecé por explicarles que, por estar en Ley de Quiebras, todo el dinero del Club se manejaba a través de un fideicomiso que tenía la supervisión de un comité de vigilancia integrado por la DIAN, el viceministerio de justicia, y tres representantes más de los acreedores, adicional a la permanente presencia de un Promotor del Acuerdo nombrado por la C.C. de Bogotá, quienes revisaban, aprobaban y auditaban los ingresos y gastos. Todo se administró con transparencia.
    Como segundo punto les manifesté que nunca hubo una acusación puntual, verificable, sobre un hecho ilegal o irregular en mi paso por Millonarios. Un personaje se dedicó a tejer un manto de duda sobre mi administración, pero siempre fueron acusaciones generales, nada concreto.
    En este mismo sentido, la única persona que me acusó puntualmente sobre malos manejos en Millonarios fue Germán Casas, lo hizo en distintas ocasiones, pero especialmente en el año 2011, en el marco de la campaña a la Gobernación del Cauca; dos años después, tras haber finalizado el proceso judicial que le instauré por injuria y calumnia, el señor Casas debió retractarse de las acusaciones hechas en mi contra y pagarme una indemnización: Sentencia Juzgado 75 Penal de Control de Garantías de Bogotá. Quienes deseen ver la información o conocer los documentos pueden ingresar al siguiente enlace: http://cort.as/-Frer
  • Tercero: la tercera acusación más reiterativa fue sobre algo que voy a denominar “malas decisiones deportivas”, y se basó en preguntas sobre la contratación de jugadores, directores técnicos, la conformación de las nóminas y que no ganamos títulos.
    En este punto reconocí a los hinchas que efectivamente no fuimos campeones, por supuesto que queríamos sumar una nueva estrella, pero no lo logramos.
    Les conté además que si bien es cierto que la decisión de contratar a un jugador no es exclusiva del presidente de un club de fútbol, como cabeza del mismo asumo las responsabilidades por los aciertos y desaciertos en Millonarios mientras estuve al frente, dejando totalmente claro que nunca se realizó una contratación irregular.
    Esta aclaración fue necesaria porque también se presentaron algunas preguntas sobre ese tema, en el que mi respuesta fue contundente, en Millonarios, como en todos los cargos que he desempeñado, siempre actué en el marco de la ley.
    Es tan cierta esta afirmación que en Millonarios nunca tuve ninguna sanción; ni por parte de la Fiscalía, ni de Coldeportes, ni de la Superintendencia Financiera, ni de la Superintendencia de Sociedades; ni de ninguno de los diferentes auditores que participaban del comité de vigilancia del Club.

Pero no sólo en Millonarios, durante el transcurso de mi vida jamás he tenido un pliego de cargos, ni he sido llamado a una diligencia preliminar.

Posdata: soy consciente que este ejercicio no cambiará los sentimientos de algunos hinchas hacia mí, así son los temas relacionados con las pasiones, pero me queda la tranquilidad de haber explicado –nuevamente- con argumentos, documentos y pruebas, la verdad sobre mi gestión al frente de Millonarios, el equipo del que siempre he sido y seguiré siendo hincha.

***************************************

Otras publicaciones de este autor: CLICK AQUÍ

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *