Lunes, 26 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

LO QUE NO CUESTA, HACERLO FIESTA

El miércoles 15 octubre, 2014 a las 9:31 am
phanor teran proclama

Por Phánor Terán

Si en la actualidad existe en las estadísticas, en las informaciones, en los planes, en los presupuestos públicos locales, regionales, nacionales, alguna posibilidad de financiamiento, sé que en todo caso ello no se debe a la pujanza del movimiento cultural y artístico regional.

Sé que son ellas, “indulgencias con camándula ajena”. Granizo que nos ha caído repentinamente no por nuestras propias preocupaciones y desvelos, no por nuestro propio empuje para hacer visible, necesaria y vital la actividad que desarrollamos sino por la lucha, por la persistencia de movimientos nacionales o por empeños individuales, la mayoría de ellos aposentados y actuantes en las grandes urbes colombianas (Bogotá, Cali, Medellín) y esporádicamente en algunas cabeceras departamentales menores.

Estampillas pro-cultura (locales y regionales), porcentajes en el sistema general de participaciones, recursos IVA, programas de estímulos de toda orden y laya, han venido acrecentando el financiamiento artístico y cultural y de los cuales la región se beneficia en el nivel que corresponde a su atraso no solo económico sino y sobre todo al nivel de atraso de su dirigencia cultural, y también, del nivel de dirigencia política: un 4%, para mejor decir.

Ya casi se va a completar una década desde que tales logros están en plena vigencia en el país. Y naturalmente, como saber que el agua moja o que a los santos no les da pqek, en los municipios y en los departamentos no están guardando tales recursos para el día en que aparezcan los cultores y artistas, sino que atendiendo a la operatividad pública, cada año tales recursos se ejecutan, sí o sí.

Y como saber que el agua moja y que a los santos no les da pqek, tales recursos en algún invento o engendro cultural se deslizan, ya por ocurrencia sabia de los gobernantes que en el mejor de los casos interpretan aquello del patrimonio, de la cultura, de la identidad (y generalmente asesorados) sino que también los cercanos al compadrazgo del gobernante en cuestión, atinan a meter la mano en el agüamasa: todos por separado y en gallada, interpretando a sus anchas lo que significa cultura o arte, donde cabe de todo: buenas maneras, campañas publicitarias, comilonas, francachelas, porque justo es decirlo todos a una son como la pobra viejecita.

Los de abajo, el rezago colonial de las chirimías, las expresiones de los ghetos campesinos, de las barriadas urbanas, de los marginales, los cultores y adoradores de las expresiones vernáculas, los pensadores iconoclastas no hacen parte del festín, de tal manera que entre los ahijados, compadres de las elites políticas y el grueso de los creadores hay un abismo infranqueable, donde la cola de los menesterosos da la vuelta a la esquina.

**********************************

Otras columnas de este autor:

https://www.proclamadelcauca.com/?s=phanor+teran

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?