Miércoles, 20 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

¡Llegó la hora!

El lunes 21 octubre, 2019 a las 3:20 pm
¡Llegó la hora!

¡Llegó la hora!

¡Llegó la hora!

El pasado domingo fue una fiesta colectiva. Por lo menos, eso ocurrió en Santander de Quilichao, donde fuimos testigos de que la ciudadanía se hubiera desplazado a diferentes escenarios donde se realizaban los cierres de las concentraciones públicas con miras a las elecciones del próximo domingo 27 de octubre, de manera jubilosa y radiante a acompañar a sus candidatos a la Gobernación del Cauca, a la Alcaldía, al Concejo y a la Asamblea Departamental.

Fue estimulante, muy alentador, ver a los simpatizantes de las diferentes campañas disfrutar de los eventos programados de manera cívica, respetuosa y con mucho entusiasmo, lo cual indica que las comunidades de Santander de Quilichao sí ostentan aún aquel “espíritu cívico ancestral” que el arquitecto Armando Zúñiga Velasco exaltara en su famosa obra histórica sobre la evolución de este pueblo, convertido hoy en una ciudad de unos 100.000 habitantes.

Empezamos entonces una semana de reflexión sobre el futuro inmediato de nuestra casa grande que es la ciudad y el departamento en que habitamos, semana de razonamientos precisos sobre las cuatro personas (gobernador, alcalde, concejal y diputado) que debemos elegir con nuestro voto porque serán quienes diseñen y ejecuten los proyectos necesarios para garantizar la calidad de vida colectiva, una benéfica convivencia humanitaria y la rentabilidad social de los recursos públicos.

Es una gran responsabilidad personal, que si no se ejerce con total autonomía y pensando en el beneficio común puede acarrear graves consecuencias y arrepentimientos, como ha ocurrido en otras ocasiones cuando se han elegido los mandatarios y a los pocos días o meses están las mayorías arrepentidas, con remordimientos y con ganas de revocarles, ya tarde, el mandato que se les concedió.

Sin calcular, creyendo que depositar un voto no tiene consecuencias graves en nuestra vida familiar y social, nos hemos visto condenados a cuatro años de malos manejos, a atrasos en el desarrollo, a incompetencias y a la promoción de aquellas catervas de mandos medios incrustadas en la burocracia pública que para llegar o conservar su estatus hacen hasta lo indecible, generalmente con altas sumas de dinero, que después de “invertido” es sacado y compensado con una contratación oficial corrupta.

Es decir, el ciudadano ha contribuido con el voto equivocado en el perjuicio de todos, ensamblando al torcido en el poder administrativo público. Se ha visto ampliamente en varios departamentos y municipios colombianos.

En el 2020 la Gobernación del Cauca deberá ejecutar, anualmente, en promedio, 1.16 billones de pesos provenientes del presupuesto general de la Nación, y 1.3 billones de pesos de su propio presupuesto, multiplicados por los cuatro años del período.

El Municipio de Popayán hará lo propio con más de 500.000 millones de pesos anuales, fuera de regalías y otros recursos nacionales.

Y Santander de Quilichao, en igual orden de ideas, deberá invertir unos 100.000 millones de pesos anuales.

Se trata de importantes recursos destinados para inclusión social como asistencia a la primera infancia, las obras para la prosperidad y jóvenes en acción, entre otros, así como para educación y para energía. Igualmente, para vías terciarias o algunos proyectos de infraestructura como el aeropuerto Guillermo Valencia de Popayán con una inversión de 25 mil millones de pesos.

Suficientes motivos para elegir a las personas que deben garantizarnos el futuro digno de todos. Tenemos con qué… falta, el “con quién”, que resolveremos el próximo domingo.

No podemos desconocer que Popayán y Santander de Quilichao atraviesan una temporada de crisis social y donde la gente se ha caracterizado en los últimos años por la desesperanza; muchos ya no creen en el progreso, la prosperidad, la equidad, competitividad y modernidad, que debe brindar la inversión responsable de los recursos públicos.

El próximo domingo se nos presenta una oportunidad para rehacer esperanzas, obligar a los mandatarios que resulten elegidos a asumir con visión estratégica la ejecución de planes y proyectos que cambien positivamente esa crisis que nos impusieron.

Y qué bueno que los caucanos electores también fuéramos responsables y con una buena elección lográramos una verdadera cohesión entre regiones para integrarnos en propósitos comunes sobre todo en competitividad, tales como la doble calzada Santander de Quilichao-Popayán y Popayán-Pasto, entre muchos otros proyectos para saneamiento básico, disposición final de basuras, seguridad, vigilancia y prevención del delito, implementación de herramientas tecnológicas de última generación, etc.

Por eso es importante escoger los mejores, en nuestro caso para Santander de Quilichao, Popayán, como ciudad líder y capital del departamento y para la Gobernación, adonde debieran llegar verdaderos estadistas y personas competentes para garantizar el ejercicio del poder en beneficio de todas las comunidades y no alguien que simplemente le deba su elección a un determinado dueño de la candidatura que sería quien con mano ajena intentará hacernos perdurar en la crisis que hoy tratamos de superar. Sería lo peor.

Juan Carlos López Castrillón, Popayán; Lucy Amparo Guzmán González, Santander de Quilichao

Por lo anterior, me ratifico en un editorial que escribí el 27 de junio cuando inició el periodo de inscripción de candidatos y listas ante la Registraduría Nacional del Estado Civil, anunciando por quién votaría el próximo domingo 27 de octubre.

Ahora, faltando apenas seis días para el esperado día, y decantadas las propuestas y analizados los perfiles de los candidatos a las alcaldías, en mi opinión, Popayán cuenta con un candidato de excelentes condiciones y experiencia: Juan Carlos López Castrillón y Santander de Quilichao, sin lugar a dudas, el mejor perfil corresponde a la doctora Lucy Amparo Guzmán González. Por ella votaré en Santander de Quilichao, por la paz con legalidad y la decencia en la administración pública.

Juan Carlos López Castrillón, Popayán; Lucy Amparo Guzmán González, Santander de Quilichao

El próximo domingo será una fiesta colectiva. Por lo menos, eso deberá ocurrir en Santander de Quilichao, donde seremos testigos de una ciudadanía que cumple su deber cívico de manera jubilosa y radiante para elegir a los mejores, siempre, de manera respetuosa y con mucho entusiasmo.

************************************

Otros editoriales de este autor:

clic
Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *