Sábado, 13 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

Llegó el momento final

El sábado 4 junio, 2022 a las 10:27 am
Llegó el momento final.
Gustavo Petro y Rodolfo Hernández imagen cortesía de: http://www.eltiempo.com

Llegó el momento final

Elkin Quintero

Las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias. El Quijote Finalmente ha llegado el momento deseado y esperado en un estado social de derecho. Elegir nuestro presidente. Sin embargo, uno de ellos, se siente contento, pletórico y desbordante, confía en sus propuestas y en la sabia decisión de una sociedad ávida de vida y paz, de empleo y educación, de salud y progreso. El otro, se siente confiado, ególatra y mediático. Confía ciegamente en sus redes sociales, en el oscurantismo, apatía y fanatismo de una sociedad ávida de muerte y guerra, desempleo e ignorancia, enfermedad y estancamiento.

En la línea de lo excelso, uno es conocedor que el poder permite ensanchar los espacios del espíritu. El otro, parece un rústico esquirol con un fuerte sentido de las proporciones numéricas.  En este sentido, uno de ellos, domina las condiciones de la realidad nacional y el otro, desconoce hasta los espacios geográficos de los territorios.

Quedo en suspenso y no sé qué decir, cuando en mi situación de VOTANTE me asaltan prejuicios y los conceptos manados de tik tok o de un debate serio generan límites a mi conciencia.

Volviendo a las comparaciones, a uno de ellos, le gusta mandar, gritar, atropellar, maltratar, se ríe de la clase social que es mayoría en Colombia. Un sujeto que parece haber llegado del paleolítico, de una época oscura y patriarcal. Un sujeto que es capaz de vender su alma al diablo. El otro, prefiere humanizar, hablar, debatir, proponer, crear alianzas. Le preocupa la clase popular. Un sujeto venido del futuro, para evitarnos una tragedia anunciada por otros, profetizada por los mismos que han declarado que no seríamos una patria boba.

Frente al dominio de las experiencias, uno es pragmático y realista; el otro, manipulador y vendedor de cachivaches que solo le interesan a oportunistas y desocupados. En el orden de los valores, uno ya perdió la vergüenza y públicamente satiriza, menosprecia, ridiculiza, excluye a los que no están a la altura de su caviar y champagne. El otro, parece que aún le duele el dolor del pobre, y por eso busca que vivan bien. Solo eso, vivir bien.

En relación con lo social. Uno, admira al genocida, besa agradecido la mano del Innombrable, de los Duques, a los que les debe su emporio, ascenso y pedestales. Con los días, recibe la bendición de tibios, saltimbanquis, frustrados y egoístas.  El otro, agradece al pueblo su confianza, calla, prepara estrategias para vencer y con los días huye de la bendición de rojos, amarillos, verdes y azules.

Mientras tanto, en cierto lugar de nuestra magna geografía, potentados, guasones, duques, palomas y mesías, intentan salvar su participación y sin el menor atisbo de consideración inventan las escrituras del nuevo reino de LOCOMBIA. Ellos, después de una celebración cómica y rocambolesca pretenden recorrer ignotos territorios que antes eran inciertos, mágicos y solo existían en sus tables y comicidad. Pero, no les interesa conocer sus gentes o solucionar sus problemas.

Frente a lo anterior, el otro, actúa con inteligencia. Siempre está disponible para solucionar personalmente los casos, no golpea, amenaza, ridiculiza, manosea o nos incluye en una interminable lista de hombrecitos. Por varias regiones, en diversos debates, en audiciones, entrevistas y toda serie de obstáculos mediáticos sale avante. Escucha las razones de los instintos naturales.

Mientras que el rustico esquirol, huye del debate político, del control social y del reto que exige conocer, inferir y contextualizar un país en llamas. Pero, ¿Qué esperar de un ciudadano que hizo lo mismo como concejal y alcalde? Entonces, ¿Qué esperar de él cuando sea presidente? Para dar fin a esta primera modulación, debemos tener muy en cuenta que un PRESIDENTE, no puede ser alguien que utilice burlas y trampas preparadas con alevosía y que maliciosamente se considere flamante gobernador para reírse de nuestra condición social y económica.  

*******

Lee otros articulos del autor aquí

Elkin Quintero
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?