Domingo, 24 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

Llegando al pico de la incertidumbre

El miércoles 15 julio, 2020 a las 5:56 pm
Llegando al pico de la incertidumbre

Llegando al pico de la incertidumbre

Llegando al pico de la incertidumbre

En los 194 países soberanos reconocidos por la ONU en el mundo, hay 13’323.530 personas que han dado positivo por coronavirus, de las cuales 578.628 han perdido la vida, según los reportes oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para la misma fecha (martes 14 de julio de 2020) en Colombia, la pandemia había dejado 159.898 casos positivos y 5.625 personas fallecidas por causa del Covid-19, según reportes del Instituto Nacional de Salud (INS).

Sin embargo, cuando usted lea este artículo, todas estas cifras habrán quedado obsoletas porque el virus crece a un ritmo tan acelerado que, inclusive, ya hay alertas sobre un posible colapso del sistema de salud pública. Aunque hay gente que no cree.

Colombia, de acuerdo con la estadística que clasifica a los países afectados por el coronavirus (SARS-CoV-2) en función del número de casos confirmados en dicha fecha, ocupa el puesto 19 (entre los 194) en el concierto mundial.

COVID-29: países afectados según los casos confirmados de contagio 2020
COVID-29: países afectados según los casos confirmados de contagio 2020
Imagen: https://es.statista.com/

China, país en el que se encuentra el epicentro del brote en Asia, ha confirmado más de 83.500 casos de COVID-19, por lo cual la incidencia del contagio está muy por debajo de Colombia, en el puesto 24. Pero es que China es el país más poblado del mundo, tiene una población cercana a los 1.400 millones de personas, mientras que Colombia, apenas cuenta con 50 millones de habitantes: inmensa diferencia que muestra que la situación es extremadamente más grave acá que allá, y con muchísimos menos recursos para afrontarla.

Nuestro país está antecedido por Francia (puesto 18), que fue el primer país europeo afectado, donde, hasta la fecha, se han detectado 172.377 casos de este virus.

Aterrizando en nuestro departamento, contaminado además por egos desbordados y celos de poder entre principiantes, se han reportado 774 personas contagiadas, de las cuales han fallecido ya 28. Pareciera que esos números no revistieran mayor gravedad en una entidad territorial que tiene 1’500.000 habitantes. Inclusive, la situación comparada ha dado para que algunos la consideren como motivo para celebrar y mostrar gestión en prevención y contención. Pero no. Esto es mucho más grave de lo que parece.

Reporte Cauca Covid-19

En Colombia (50 millones de personas) se han procesado 1’056.814 pruebas, es decir, se ha examinado a unas 21 personas por cada mil habitantes (2.1 %), mientras que en el Cauca se han reportado 6.581 pruebas (apenas el 0.7% de las pruebas realizadas a nivel nacional), lo que indica que por cada mil habitantes sólo se han diagnosticado 4 personas (0.43 %). De entrada, se deduce que en el Cauca hay un subregistro y una estadística que no se puede contrastar con el promedio nacional, y por tanto, no sirve para comparaciones.

Si se aplicara el promedio nacional (21 pruebas por cada mil habitantes), que entre otras cosas sigue siendo supremamente bajo para determinar el impacto de una pandemia, en el Cauca a la fecha deberíamos tener resultados cinco veces mayores que el número informado (6.581), es decir, hoy deberíamos estar hablando aproximadamente de 32.905 pruebas realizadas. Para este número de pruebas, manteniendo las proporciones, el Cauca debería estar reportando 3.720 contagiados y no los 744 que nos reportan los subregistros.

Llegando al pico de la incertidumbre

Aun así, regresemos a los registros oficiales de casos positivos, que son en total 744, distribuidos así: en los municipios del norte del Cauca hay 311 casos confirmados, en Popayán 285, en la costa 88, en el centro 61, en los municipios del sur 28 y en los del oriente 1. También se deduce, entonces, que la región más afectada y que requiere especial atención es la del norte, y claro, la capital, conglomerados donde precisamente el gobernador Elías Larrahondo Carabalí mostró mayores diferencias de criterio con los alcaldes, con el de Villa Rica, Roller Escobar y con Juan Carlos López Castrillón, de Popayán.

Juan Carlos López Castrillón

Por eso, es válida la opinión del alcalde de Villa Rica, cuando ratifica que el norte del Cauca no está preparado para enfrentar la crisis que se le avecina al sistema de salud, por lo cual considera necesario que el gobernador Elías Larrahondo apruebe el funcionamiento del área de aislamiento municipal construida en las instalaciones de Parque Sur, que busca mitigar la expansión del virus y disminuir el ingreso de pacientes a Unidades de Cuidados Intensivos UCI y solicitó más celeridad en la entrega de resultados cuando explicó por qué las cifras de pacientes positivos reportadas por el municipio no coinciden con las departamentales.

Por su parte, López Castrillón se mostró muy preocupado porque se incrementan los contagios en Popayán, haciendo un llamado muy especial al gobernador del Cauca, Elías Larrahondo, para estudiar la posibilidad de decretar alerta amarilla en todo el departamento, pues en Popayán se atienden pacientes de todo el Cauca con recursos del Municipio y “ni el Departamento ni la Nación nos han dado un solo peso”.

La inquietud de López Castrillón también es auténtica pues, a pesar del subregistro de datos, la disponibilidad de camas UCI es apenas del 37 %, como se visualiza en el cuadro:

Llegando al pico de la incertidumbre

En ambos casos parece que se impuso la arrogancia. El Departamento del Cauca tiene en total 135 camas para cuidados intensivos, 95 para cuidados intermedios y 719 camas de hospitalización. El gobernador Larrahondo responde contradiciendo: La ocupación de camas UCI en el Cauca indica que no es procedente declarar la alerta amarilla en el departamento.

El departamento del Cauca no es un paraíso aislado del resto de Colombia, al contrario, tiene más problemas que todos los demás. Y para calcular nuestro futuro basta mirar lo que está ocurriendo en otras regiones donde se está alcanzando el nivel de saturación: la capital de la República está por encima del 90 % de la ocupación de las camas UCI, Cali el 95 %, Medellín el 83 %, Barranquilla el 73 %, Montería el 83 % y Cartagena el 75 %, sin contar los territorios, como el Urabá antioqueño, donde ya hay una ocupación del 100%.

Lucy Amparo Guzmán González
Lucy Amparo Guzmán González

Y para completar la incertidumbre que crece en el departamento, teniendo en cuenta que el norte del Cauca no cuenta con Unidades de Cuidados Intensivos-UCI, y luego de ratificar las dificultades en la lectura oportuna de muestras, la alcaldesa de Santander de Quilichao, odontóloga Lucy Amparo Guzmán González, anunció que algunos prestadores de salud de la ciudad de Cali le advirtieron que sus UCI estaban colapsadas y que cada vez tendrían más dificultades para prestar servicios de salud al norte del Cauca”.

Es más, también advirtió que los municipios del norte del Cauca han tenido un aumento exponencial de casos durante el mes de julio, con dificultades similares para garantizar la contención de la enfermedad. “Por eso el llamado es al gobierno Departamental y Nacional, ya que esto requiere del acompañamiento contundente del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Salud, pues la comarca nortecaucana requiere de su intervención efectiva para garantizar un buen servicio y que contribuyan en la dotación de las UCI del Hospital Francisco de Paula Santander”.

En otros medios se ha opinado: “en esta emergencia, los alcaldes y alcaldesas del norte del Cauca han estado solos, sus esfuerzos por contener la propagación del virus en sus municipios han obedecido más a esfuerzos individuales y muchas veces intuitivos que a orientaciones del Gobierno departamental; la mayoría de los municipios tampoco tienen zonas de aislamiento y las Empresas Sociales del Estado ESE no garantizan una atención adecuada por falta de personal especializado e insumos; solo hay seis camas para atender a una población de 100 mil habitantes de los municipios de Puerto Tejada, Villa Rica y Padilla… también en algunos los resultados de las pruebas se están demorando entre 20 días y un mes por lo que ya han empezado a morir personas sin conocerse exactamente las causas y, para rematar, algunos municipios no cuentan con el servicio de agua potable para extremar las medidas de bioseguridad…”

Samuel Londoño y Oscar Angola
Samuel Londoño y Oscar Angola

La situación es de tal magnitud que el alcalde de Miranda, Samuel Londoño Ortega, hace pocas horas confirmó que resultó positivo para la Covid-19, como días antes había ocurrido con el gerente de la ESE Norte 2, Óscar Eduardo Angola Lasso.

Esta es pues, una situación seria y alarmante, que requiere acciones muy precisas y coordinadas de gobierno de tal manera que tampoco siga creciendo la curva de la incertidumbre.

Y habrá que seguir rogándole a Dios para que la saturación de las unidades de cuidados intensivos no vaya a dejar al Cauca en la misma fase dolorosa y difícil de la pandemia que anuncian otros medios: elegir a quién darle la posibilidad de vivir.

Como no hay una medida más efectiva para evitar la propagación del virus que el aislamiento social, igual, las medidas que tomen el gobernador, los alcaldes y la disciplina de las poblaciones determinarán el resultado.

******************************

Otros editoriales de este autor:

Llegando al pico de la incertidumbre

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?