Lunes, 17 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

LASCIA (Sombriel)

El lunes 30 julio, 2018 a las 4:56 pm
LASCIA (Sombriel)

(Dibujo de RVQ, 2001)

LASCIA (Sombriel)

LASCIA (Sombriel)

Revisando sus poemas de siglos, esta vez Sombriel se centró especialmente en uno que le recordaba a Lascia, a quien conoció en Roma en el siglo XVII en una fiesta, en el Palacio del Duque de las Tres Garzas (así aparecía en su escudo de armas), dama que le traía penosos recuerdos:

No me confundas; pueden venir el tiempo de las culpas, de los reclamos, los días agachados, los puentes caídos, el amor en quiebra de luto.

Si tengo la culpa… ¿por qué me abriste la puerta?

El alma sufre al amar, y también cuando no ama.

Un camino de piedras cae sobre mi espalda, me tritura los huesos, las encías, la nuca; se venga de mis promesas dejándome ciego.

Terrenos baldíos compré para el sol… pero ahora no quieres ver nacer el agua.

Los rostros son el temor escondido, la máscara que todos debemos llevar si acaso cruzamos la puerta.

Pero te entiendo; las encrucijadas duelen, la angustia es anuncio sagrado de un mandamiento de Dios.

Oye a Dios, no a mí… Pide mi olvido, un rostro sin lucha, un reloj de paciencia, la sombra ancha y augusta que secretea el perdón.

Así se alivian los egos de barro, las fatigas del cieno, y la barca vuelve a navegar…

Así la sonrisa ensancha el ocaso, ilumina el gozo de las alamedas, el cayado no maltrata la piel.

No somos titanes; humanos somos todos en trance de sueño, en el himno del atardecer, en los ríos nuevos y viejos del Paraíso perdido.

Hermanos del dolor y la equivocación… etiquetas de lástima y anecdotarios de la risa; agendas sin colmar, escritura rasgada, hasta que viene la muerte en las gradas, apaga la lámpara, barrunta la sombra cimera de los Montes Calvos, y nos rompe la ventana con su puño.

Sombriel a menudo recordaba a Lascia, y cómo se enamoró de ella entre juegos y flirteos que él quería inútilmente olvidar, para no recaer en reclamos inútiles.

Lascia, bella cortesana, lo engañó entre amores nebulosos, y un día desapareció sin más explicaciones. Al parecer se fue con un amante al Medio Oriente, dicen, donde tenía algunos ascendientes de familia.

Y si bien parecía una mujer digna y dulce, en su mirar se revelaba el fuego de la traición.

               ******RVQ

******************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/rodrigo-valencia-quijano/

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?