ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 23 de marzo de 2023. Última actualización: Hoy

Las transparencias de Arciniegas (2)

El jueves 9 febrero, 2023 a las 8:26 am
Las transparencias de Arciniegas (2)
Las transparencias de Arciniegas (2)
Foto: Radio Nacional

Del sacrificio y la gloria

Donaldo Mendoza
Las transparencias de Arciniegas (2)

Cuando en una sociedad las circunstancias configuran un ambiente de cambios profundos, son los más ilustrados quienes dan el paso al frente, ya como ideólogos, ya como soldados.

Eso lo tuvieron claro Juan José de Sámano y Pablo Morillo. Y cobraron caro el grito de independencia en la Nueva Granada. También la historia necesita de alegorías para representarse, y en nuestro caso un símbolo es el sabio Francisco José de Caldas y Tenorio. A este “héroe a la colombiana”, convoca Germán Arciniegas.

Francisco José de Caldas, y su trágico destino, es la estrella que brilla en el utópico cielo de la libertad. Por ella lo fusilaron. Arciniegas deja que sea la pluma del humanista payanés Rafael Maya la que hable, y en poesía sintetice el significado del sabio: «¡Oh, Francisco José de Caldas y Tenorio! Cuya memoria guardan los astros en la altura y cuyo nombre escriben las flores en la tierra». “Retablo del Sacrificio y de la Gloria” se llama el poema que evoca.

Muy difícil es hacer un juicio objetivo en circunstancia tan irracional. Prueba de ello es su corajudo talante cuando la situación se le ofrecía: «…Comenzamos a subir por el lado opuesto para reconocer completamente el cráter… Todo se desmoronaba… Subimos los dos tercios y en esta elevación se resistió mi guía… Volvimos a pasar por el mismo precipicio en donde había estado por perecer. Hice presente a mi Chuquín el horror que me causaba, y lo empeñé en buscar otro camino. Señaló uno más peligroso de piedra solidísima. Con manos y pies nos afirmamos para subirle… Comenzó a nevar. … Por consejo de mi Chuquín amado, dejé el calzado y a pie desnudo empezamos a bajar los terribles precipicios que habíamos subido por la mañana…» La atención del lector no enflaquece durante la larga descripción de tan temeraria aventura.

La tragedia y la fortuna bregaron por equilibrar la balanza en el destino del sabio Caldas. Fue un adelantado en las ciencias y en otras disciplinas gracias a su contacto con el barón Alexander von Humboldt y el médico (clérigo, según usanza de la época) José Celestino Mutis. A través de ellos, Caldas bebió de la fuente de la Ilustración; pero especialmente de Mutis, quien fue su maestro y consejero. Este sabio español profundizó en aquello que Nicolás Copérnico y Galileo Galilei habían iniciado. Así lo dice el maestro Arciniegas: «Este hombre de las hormigas fue quien desprendió en Santa Fe a la Tierra de su centro inmóvil y la puso a girar alrededor del Sol».

Con Arciniegas, podríamos decir que Francisco José de Caldas supo hacer ciencia universal desde la aldea. Y la ciencia, como la verdad, hace libre a la persona.

****************************

Otras publicaciones de este autor en:

Donaldo Mendoza
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?