ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Colombia superó los 37.000 muertos por coronavirus     ~    

UN PARO DE FIN DE SEMANA     ~    

Alcalde de Popayán, ganador del Premio Construyendo Sueños     ~    

Hospital San José ya cuenta con el servicio de Cirugía de Mano y Microcirugía     ~    

Iglesia agradece por acogida del Madrugón de Oración     ~    

CRC invita a conmemorar una navidad ambiental y sostenible     ~    

Buscando en mi despensa mental     ~    

Como un acierto fue calificada creación de nueva secretaría     ~    

Medidas sanitarias para disminuir contagios por covid – 19 en Cali     ~    

Operativos diurnos y nocturnos para evitar rebrotes en diciembre     ~    

Primer quemado con pólvora en el Cauca es de Quilichao     ~    

Traslado de archivos del IGAC de Quilichao a Popayán perjudicaría a la región     ~    

Niño de 9 años es el primer quemado con pólvora en Cali     ~    

Secretaría de Salud invita a no manipular pólvora para evitar quemados     ~    

Gobierno Departamental transforma vida de los caucanos, con apoyo de Cooperación Internacional     ~    

AGROSAVIA entregará semilla de yuca para uso industrial en Cauca     ~    

Colibrí Dorado: Un incentivo al cuidado del medio ambiente     ~    

¡Enciende la vida! Cauca avanza sin pólvora     ~    

En Colombia 36.766 personas han muerto por coronavirus     ~    

El fracaso del proyecto doble calzada Santander – Popayán     ~    

Miércoles, 2 de diciembre de 2020. Última actualización: Hoy

LAS SERENATAS Y EL DÍA DE LOS MÚSICOS

El miércoles 11 noviembre, 2020 a las 4:43 pm
LAS SERENATAS Y EL DÍA DE LOS MÚSICOS

LAS SERENATAS Y EL DÍA DE LOS MÚSICOS (Cuento de la tradición oral)

LAS SERENATAS Y EL DÍA DE LOS MÚSICOS

La tarde lluviosa y taciturna, pertinaz e inagotable como suelen ser el invierno en Popayán. De los tejados vetustos destilaban interminables goteos, mientras la neblina descendía de las montañas para cubrir los cerros que circunda la ciudad de paredes blancas, cúpulas encumbradas y balcones centenarios.

En la calle empedrada, camino a la ermita,  en una casonas solariega de muros centenarios, que se resiste a  terremotos, humedades y mohos verdosos apiñados sobre adobes y calicantos, reparados con  esmero por albañiles expertos en resanes con boñiga, con hisopo y cal,  en los que  se ocultan misteriosos secretos.  Dos núbiles nariñenses vinieron al conservatorio de la Universidad del Cauca a estudiar música, ocuparon en arrendo una habitación, donde libres de la tutoría de sus padres, entre risas y chacotas embriagaban hermosas damiselas en un derroche de orgías y lujurias. De la casona, casi todos los arrendatarios salían desahuciados, no por mora en el pago, lo que no soportaban eran a los inquilinos invisibles.

Sólo concilian el sueño  cuando  el licor les hacía perder la conciencia, pues al yacer sobrios sobre sus tálamos eran tumbados al piso por macabras pesadillas, de las que despertaban sudorosos, maltrechos y con aruños en el rostro.

En principio  se salvaguardaron en el escepticismo del  materialismo marxista, se mofaron de  toda expresión de superstición o superchería; más su arrebatada impertinencia perturbó los espectros de la casona encantada, cuyo aldabón del portón principal tiene como efigie de satanás.

En su afán por liberarse de los lémures, concitan al veterano párroco de la iglesia La Ermita para hacer ruegos de exorcismo, quien entre oraciones y canticos sagrados irriga agua bendita intentando desalojar los espíritus del mal, más los ocupantes  diabólicos entran en cólera. Luego llevan a un chamán traído de la laguna de Juan Tama para hacer conjuros, riegos de plantas sagradas, yacuma, ruda, soplos de aguardiente, humo de tabaco chiquito y mambeo de coca; pero fue peor, horrorizado por su propio miedo abandonó la habitación sin cobrarles el servicio.

Los influjos del licor ensordecen el rechinar de puertas, los pasos ruidosos y las risas estridentes. Lo único que aquieta a los espíritus son el requinto y la guitarra interpretados con magistral talento por los músicos nariñenses, quienes tienen la nefasta ocurrencia de ofrecerle una serenata a la casera el día del cumpleaños, por coincidencia el 31 de octubre.

La dueña, una misteriosa octogenaria de riguroso luto y postrada en silla de ruedas, sólo deja escuchar su macabra voz al cobrar la renta con estricto rigor. Tiene como acompañante a una mujer escuálida, taciturna, de pupilas hendidas sobre parpados tumescentes.

Suben en puntillas la escalera ruidosa, hasta abordan el cuarto de la anciana,  tocan  la puerta con tres  pausados golpes, abre la criada  portando un candelabro de velas de laurel cuyos chisporroteos arrojan sombras  tenebrosas a los muros velados. Una voz adusta los invita a pasar. El cuarto umbroso  percibe una tenue luminosidad  de un quinqué de mecha de esparto y tubo de cristal, mientras la misteriosa mujer dibuja en su rostro una mueca de desprecio. A la doña le encantará verlos – afirma -; por favor aguarden mientras la preparo para que los reciba.

Agradece la serenata con tono gutural, ¿Les molesta si invito a mi marido? –Les dice -Le fascina la música de cuerda.  Ante la anuencia de los serenateros del escaparate toma una bolsa  de paño aterciopelado de la que extrae la cabeza embalsamada del marido,  la que aún conserva su pelaje enmarañado, barba híspida, ojos abultados con pigmentos cianóticos y rictus satánico.

Deja el espectro sobre la mesa y mientras el ambiente infesta a azufre, un viento gélido carcome los huesos de los músicos en la penumbra del cuarto luctuoso. Esa noche, los serenateros sometidos al imperio de fuerzas diabólicas, cantan y cantan, nueve noches con sus días hasta ser liberados por un ángel de luz, desde entonces sus ánimas de cantores errantes deambulan las noches del 22 de noviembre, día de los músicos, cantando canciones de amor por los senderos nocturnales del chorro de la Pamba, los quingos de Belén y la trocha abrupta al cerro de las Tres Cruces.

………

Otros artículos de este autor aquí.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta