Domingo, 3 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

LAS MIL Y UNA NOCHES

El viernes 14 junio, 2013 a las 10:29 am

phanor teran proclamaPhánor Terán, desde Tunía, patrimonio cultural del Municipio de Piendamó
Junio 12 de 2.013

¡Cómo será la felicidad que nos embarga que hasta las parejas de recién casados tienen hijos a los cuatro meses!

No hay hora ni día, en el vertiginoso correr del tiempo, en que los gobernantes de turnos no nos anuncien ríos de leche y miel, cataratas de oportunidades, allende o aquende los océanos. A pepo y cuarta están: éxitos, ganancias, desarrollos, prosperidades, bienestares.

La caja de la televisión no descansa al inundarnos con sus sonrisas pletóricas, esbeltas siluetas, paisajes ensoñadores, elíxires de las eternas juventudes, infantes relucientes, opíparas mesas, emprendedoras fantasías, viviendas a desbordar, dinero a raudales y presto en bancos y loterías, empleos por doquier, salud eterna, confort a diestra y siniestra.

No hay semana ni mes que los funcionarios no festejen, con arcos y racimos de bombas variopintas, payasos y músicos en unísona sordina, presentadores de todos los lambicolores, vitaminas sexi-ataviadas, huecos rellenados, baterías sanitarias, alambres estirados, acueductos impotables, celebraciones onomásticas y días nacionales.

No tiene mientes nuestra felicidad, abundancia y prosperidad: fríjoles y maíz de los lejanos campos de Wisconsin en la tienda de la esquina, lentejas canadienses, leche uruguaya, arroz neozelandés, tapetusas francesas, tomates italianos, papas holandesas, ullucos peruanos, atrapamoscas y brandy ecuatorianos, manzanas chilenas, pomadas brasileras, cerveza inglesa, fierros alemanes, pistolas israelíes, cohetes rusos, prono tailandeses, fantasías y espejitos de la Conchinchina.

Subsidios a granel nos sobran y que alcanzan para el pintalabios de nuestras mujeres, para el lambido de mango de los jóvenes o para alhucemas de todas las estrellas de la vanidad.

Más no se puede pedir.

Esta feria fantasiosa que pareciera imposible de entender y comprender con los veinte y tantos millones de pobres se asemeja mucho a la parodia que el príncipe Gregorio Potemkin, hiciera, para encantar y descrestar a su muy amada Catalina de Rusia, haciéndole creer que todo el dinero entregado al ocioso, bohemio, botaratas y vagabundo amante ruso habíase invertido en la prosperidad de Crimea y de Ucrania.

Dispuso el amante que ante el recorrido de inspección que hiciera la reina, en todos los tambos o postas esperasen 500 caballos descansados para continuar el viaje. Que grandes fogatas iluminasen la noche y el camino. Que los campesinos hambrientos, a látigo, enlucieran las fachadas de sus miserables viviendas. Para ocultar la pobreza de los campos que se simulasen bosques frondosos, móviles como de Shakespeare. Que los harapientos vistieran de galán, vestidos prestados. Que los jóvenes engalanados tapizasen de pétales la ruta real, que los habitantes, en fin, colgasen sonrisas de oreja a oreja. Criados sin fin, carruajes y barcos a disposición. Costosos brocados en los balcones, saltimbanquis y músicos alegrasen sin cesar el cortejo, arcos y guirnaldas en plazas y callas, suculentos banquetes.

Y Catalina tan contenta y feliz con su amado Potemkin y con el bienestar de su amado pueblo.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?