Sábado, 21 de julio de 2018. Última actualización: Hoy

LAS DUDAS EN LAS DECISIONES COMO REFLEJO CULTURAL

El viernes 13 abril, 2018 a las 12:36 pm

LAS DUDAS EN LAS DECISIONES COMO REFLEJO CULTURAL

LAS DUDAS EN LAS DECISIONES COMO REFLEJO CULTURAL

En el corolario final. Las simientes condenadas. Algo así como las semillas perdidas, Guido Varona B., afirma que “el combate de las morales no solo comprometió el periodo de la conquista; fue una tensión permanente que se mantuvo y todavía se mantiene. El enfrentamiento de morales y éticas en los albores y en las cotidianidades del Nuevo Mundo, introdujo un universo sombrío de re-presentaciones axiológicas sobre el mal y la libertad de los seres humanos enfrentados y angustiados en los bordes de sus respectivas formas de organización social y grupal, y en las regiones liminales de sus culturas y concernientes subjetividades”. (El combate de las morales. 2004).

LAS DUDAS EN LAS DECISIONES COMO REFLEJO CULTURAL

Guido Varona Becerra / Imagen tomada de: https://bit.ly/2HhzaRP

Se incluye la advertencia de que no todo concluye en el pasado de la historia hispanoamericana y que la situación continua, pues en realidad todos los días en el mundo latinoamericano y específicamente en Colombia, la auscultación del amanecer reproduce totalmente las mismas luchas, los mismos combates en defensa de intereses que igual se reproducen con otros ropajes.

La población sigue en realidad marginada de una real participación en la definición de los proyectos políticos, porque se da una serie de condicionamientos subjetivos y económicos, que no permiten verdaderos análisis mentales para la toma de decisiones.

La pedagogía para la conquista y la dominación con la cual se formaron los procesos educativos de estos territorios, no dieron margen para las posiciones de crítica, porque la enseñanza tuvo el direccionamiento para el obedecer, aguantar, olvidar, perdonar, aceptar, inclinar, por estos vericuetos se pasó a la sumisión y de allí a las complicidades y a las vecindades de la transgresión penal protegida por la impunidad del poder.

Estas realidades, conducen al desconcierto que hoy acompaña a la mayoría de ciudadanos frente a la elección presidencial, porque solo se pretende la reproducción del régimen, como lo observó Álvaro Gómez H. y no a una sociedad mejorada.

De otro lado la modernización del mundo de las comunicaciones, si bien es cierto en principio da la sensación de apuntalar la participación creativa, como reconocimiento del otro, soporta el contrapeso de la liviandad en el mensaje, la frase hiriente, el insulto anónimo, la posverdad, el engaño, todo dirigido a la formación de emocionales con los cuales se adelantan después las encuestas, para encauzar la opinión, por cuanto se utiliza la ventaja como estrategia de simple adherencia.

La realización de las encuestas debería iniciarse a partir de presentar la problemática social, diversas soluciones, y permitir al ciudadano su solución predilecta, así lo hacen muchos países.

Coincide la apreciación, con la de Teun Van Dijk y Walter Kintsch, (1.983) al afirmar que “el objeto de estudio de una psicología cognitiva del entendimiento no deberían ser las situaciones aisladas, sino los contextos completos”.

Ellos parten de que toda comprensión es incompleta sin la intervención del receptor, este crea lecturas en su propio alfabeto; y todos estos aspectos funcionan emocionalmente en los procesos mentales de los individuos, es allí donde está la preocupación, porque reaparecen con riesgo las presiones de opresión heredadas de la conquista y sus falacias.

Varias situaciones inciden en las decisiones, las dificultades del proceso de paz, los daños ambientales, la afectación del sector agropecuario, los escándalos de la corrupción y las acaloradas peleas entre simbólicos representantes del establecimiento, con vergonzosos señalamientos que dan cuenta del nivel de podredumbre, dan mensajes polarizantes a una población anonadada, desesperada y sectarizada, al borde de los límites de la sumisión y que bien puede tomar procesos de anarquía de difícil encauzamiento.

Un país al que le comunican del exterior la delincuencia de las campañas presidenciales con Odebrecht, los envíos de coca, los sobornos del fiscal anticorrupción y del cartel de la Corte Suprema de Justicia, está en estado de colonización, porque su justicia está encarcelada.

En el Cauca ya se vieron los pobres resultados de la combinación de lo público y lo corrupto, con pírricos resultados. Está claro que no son estos procederes precisamente los más adecuados, por la marca de duda y de mancha que dejan en la institucionalidad. Nada serio se ha dicho hasta ahora sobre el Cauca.

Los bajos niveles de opinión del presidente en poco tiempo acompañarán al sucesor, porque lo que hay es un cansancio del régimen, un agotamiento de las reservas de resignación, por la persistencia de aspectos negativos, ante los cuales se desvanece las voz del Papa en su llamado a la “esperanza”.

*************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/nelson-eduardo-paz-anaya/

También te puede interesar