ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 27 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

De las delicias del Cauca: las Mezú y doña Chepa

El martes 19 abril, 2016 a las 8:55 pm

Alfonso - DavidPor Alfonso J. Luna Geller y David Luna / Cuando uno recorre las vías del norte del Cauca, bien sea de paseo visitando amigos, o realizando el cotidiano trabajo periodístico, también puede disfrutar de otras cosas que nada tienen que ver con la imagen negativa que nos ha tocado soportar siempre, discriminatoria o excluyente por ser oriundos de alguno de estos municipios nuestros. Es un deleite la variedad de atractivos turísticos y gastronómicos que estando siempre allí, a nuestra disposición, los veíamos, incluso los mirábamos, pero no los podíamos observar, contemplar o aprovechar por las afugias y angustias de estos pueblos como consecuencia de la minería ilegal, la violencia pandillera, el narcotráfico o las, afortunadamente superadas, prevenciones por la presencia de guerrilleros haciendo retenes en las vías o asaltando pueblos. El inventario es inmenso, desperdiciado también enormemente para el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades.

A pesar de todo, siempre existen aquellas personas que nunca desfallecen, que transmiten alegría y optimismo, que irradian confianza y aliento, que por la costumbre o amistad tampoco las valoramos en su verdadera dimensión social. Es el caso del municipio de Padilla, creado hace 49 años por ordenanza del 30 de noviembre de 1967, entre Puerto Tejada y Corinto. Allí, frente al hermoso parque recién remodelado, permanecen las hermanas Sandra Patricia y Sirley Mezú, con su madre, Ana María Gómez, y la cuñada de ellas, Socorro González, atendiendo público con mucho esmero. Ellas son de aquellas que hablábamos al principio de este párrafo, de las que disfrutan mimando a propios, visitantes o turistas, con la deliciosa fritanga que han convertido en emblema gastronómico del norte del Cauca.

Es la comida tradicional famosa en la región, la picada de longaniza y bofe, o pescado frito, que se pasa con empanadas, papas y plátano maduro aborrajados, que doña Ana María y las hermanas Mezú aprendieron a preparar, como legado de más de 60 años que lleva el grupo familiar deleitando. Es un talento heredado de las abuelas, las hermanas Ana Rosa y María Diógenes Vidal, que hoy valoran como patrimonio familiar, pues mientras Ana María, Sandra Patricia, Sirley y Socorro han sido las responsables del hogar, de las labores de la cocina, lo hacen también pero con un fin lucrativo que les ha servido para la crianza y dar estudio a la admirable familia que ellas representan.

Por eso es que la fritanga como plato tradicional de la cocina nortecaucana exalta los baluartes de común-unión de las familias en torno de la comida, y la combinan con carnes ahumadas, chicharrón y bebidas típicas como champús o masato, que nunca pasan desapercibidos aunque no se promocionen en los medios masivos; se llega adonde las hermanas Mezú es por transmisión oral entre comensales satisfechos.

En esta época de alimentos concentrados, multivitamínicos, dietéticos, freídos en seco y endulzados con Nutra-Sweet, la fritanga se erige como la precursora de las comidas rápidas y con toda su historia y tradición sigue transitando por el siglo XXI como una mezcla de manjares dignos de servir a los más exigentes paladares, a pesar de su exquisita carga de colesterol.

Paralelo en Popayán

Doña Chepa web

Hace 70 años, más o menos al mismo tiempo en que iniciaban las hermanas Vidal en Padilla, en Popayán doña Josefina Muñoz de Bonilla, ‘Doña Chepa’, se decidió por los pasteles, las tortas, los postres y los aplanchados, una de las tradiciones dulces del Cauca. De su negocio hacen parte sus hijos, sobrinos, nietos y demás parientes. Hoy, con sus casi 97 años a cuestas, logró que Popayán se identificara gastronómicamente con los ‘aplanchados’, sus galletas de hojaldre famosas que se han convertido en referente cultural de nivel nacional e internacional.

Doña Chepa ha sido tan exitosa en su labor que alguna vez trataron de industrializar sus aplanchados pero no lo lograron, así que se quedó con el método artesanal de alimentos: ‘Aplanchados, ponqués y banquetes’ que le ha transmitido a su familia: 7 de sus 15 hijos, nietos y un gran número de allegados a los que ha formado y en quienes ha dejado todos sus saberes.

Doña Chepa 1

Por su emprendimiento y preservación del patrimonio gastronómico de la región, el Ministerio de Cultura le otorgó la Medalla al Mérito Cultural, en el marco del II Encuentro Regional del Pacífico, realizado en Popayán. Claro que también ha recibido condecoraciones de la Presidencia de la República, la Gobernación del Cauca, el municipio de Popayán y la de la Universidad del Cauca, entre otras.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?