Lunes, 26 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

Las conflictivas relaciones de China con Occidente y Japón

El viernes 19 marzo, 2021 a las 12:48 pm
Las conflictivas relaciones de China con Occidente y Japón
GETTY IMAGES.

Las conflictivas relaciones de China con Occidente y Japón.

Por: Felipe Solarte Nates

Por su gran extensión, rica cultura y enorme población, desde hace milenios la China ha sido motor de la economía y del comercio mundial.

En la antigüedad, inventos como el papel, la pólvora, la fabricación de la seda, ornamentada porcelana y elaborados objetos de uso cotidiano, sus costumbres, variada gastronomía y medicina tradicional, deslumbraron a los países occidentales al igual que las doctrinas de filósofos como Confucio y Lao Tse, anteriores a Cristo.

Se cree que al igual que los Vikingos visitaron tierras de América antes que los españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses llegaran a repartirse y posesionarse del nuevo continente.

Durante seis siglos la economía de la China dependió de la plata que hasta 1935 fue el patrón de medida de su moneda, así como el oro lo era de la mayoría de monedas del resto de países del mundo. Las miles de toneladas de plata que desde 1581 llegaron a los puertos chinos desde Potosí en Bolivía, cuando empezaron a importarla de las colonias españolas, dinamizaron el comercio global y enriquecieron a la corte de los reyes que defendieron al catolicismo y dominaron el mundo conocido hasta que Inglaterra los desplazó.

Hasta 1839, la China movía un tercio del comercio mundial, pero su participación cayó significativamente después que la revolución industrial y masificación de la producción de bienes convirtieron a Inglaterra en mayor potencia industrial, armada e imperialista del planeta, que exigía libre comercio internacional según sus condiciones y con la venta en la China del opio que llevaban desde la India, pretendían equilibrar la balanza comercial después de importar sedas y té de la China.

El expansivo imperio británico después de colonizar Egipto y la India, puso la mira en la autosuficiente y cerrada civilización y cultura China, que de occidente solo importaba plata. Después de tomarse a Hong Kong, los ingleses asediaron a China para que abriera sus puertos a los barcos llenos de mercaderías. Ante su negativa inicial, la flota naval inglesa en 1839 les declaró la primera guerra del opio imponiéndoles su comercio que envició a gran parte de su población.

Fue antecedente del primer tráfico de drogas internacional impulsado y monopolizado por una potencia que se enriqueció por este concepto y que además obligó a la China a pagar los costos de las dos guerras del Opio, exigiéndoles millones de taeles de plata equivalentes a 300.000 millones de dólares actuales, según el documental “Imperios de plata” producido y emitido por History Channel.

En gran parte del siglo XIX, a pesar de perder el control de parte del territorio pero sin desmembrarse, por presión de la emperatriz, la China preservó su unidad política, producción, comercio y cultura. Las duras exigencias económicas exigidas por las potencias occidentales como Francia, Alemania y Rusia que en 1892 derrotaron a los boxers apoyados por la emperatriz, se exacerbó cuando Japón, que se occidentalizó y modernizó en 20 años, en 1895 invadió a la China y les exigió cuantiosos impuestos esclavizando a gran parte de su población y exigiéndoles pagar los costos de la guerra que sumados a las previas exigencias de las potencias occidentales, obligaron a la China a endeudarse con bancos ingleses y norteamericanos, lo que desencadenó gran crisis económica y descontento social que explotó en la revolución nacionalista de 1910 liderada por Sun Yan Tse que derrocó a la monarquía.

Después del triunfo de la revolución rusa y la difusión de las ideas comunistas, en la China, liderado por Mao Tse Tung, se gestó un prolongado proceso revolucionario que desde los años 30, aliado con los nacionalistas encabezados por Chan kai Shei se fortaleció combatiendo e intentando desalojar a los japoneses que se habían apoderado de su territorio.

Con el triunfo de la revolución se consolidó el sistema socialista, que después de años de radicalismo izquierdista liderado por el maoísmo, desembocó en un hibrido de capitalismo en la producción y el comercio, bajo la férrea tutela del partido comunista.

Hoy la plata que es llevada a la China, mayor importador mundial, es usada en la elaboración de sofisticadas y apreciadas joyas, vajillas y otros objetos elaborados con fina filigrana y técnicas depuradas, pero también y cada vez más, en la fabricación de celulares y modernos aparatos como los paneles que se multiplican en las mayores granjas de producción de energía solar existentes en el planeta.

Después de superar las embestidas del coronavirus y nacionalistas de Trump, que al apartarse del Tratado de Comercio del Pacífico, el de mayor intercambio global, les dejó libre el camino para disputarles a los norteamericanos el liderazgo mundial, la China con la nueva ruta de la seda que financia grandes proyectos de infraestructura y tecnología en más de 50 países, espera la nueva política del presidente Biden también preocupado por el avance industrial, tecnológico y militar del gigante oriental en ascenso que después de recuperar Hong Kong del dominio británico, no ceja en anexar la isla de Taiwan, donde después de la revolución de 1949 se refugiaron los pro-occidentales de la China Nacionalista y también disputa apartadas islas del Pacífico, con el Japón y Rusia.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?