ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 1 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

LAS BARRAS BRAVAS DE CRISTO

El martes 6 agosto, 2013 a las 4:23 pm
phanor teran proclama

Phánor Terán, desde Tunía, patrimonio cultural del Municipio de Piendamó

Aquello de comparar la acción religiosa con la acción futbolística, de la misma manera que comparar la acción política con la acción del balompié no deja de tener su gracia. Lo digo así en aras del respeto a los irrespetuosos, por decir lo menos.

“Jugar adelante, siempre adelante”, “el balón está en el equipo contrario”, “no hay mejor defensa que un buen ataque”, “sudar la camiseta”, son expresiones en boga de los gobernantes, circunspectos unos, locuaces otros, sonrisales a cual más, desde el alcalde o funcionario más anodino hasta los encopetados y encumbrados dirigentes mundiales.

También en boga, están no solo las frases sino también los gestos grandilocuentes, rimbombantes sobre la bandera, el escudo, la patria. Ni qué decir de la manipulación publicitaria, y cinematográfica para referirse a la sociedad, sus conflictos, expectativas y en fin, para endiosar la famosa nacionalidad o para parapetar las trapisondas de las instituciones, esas mismas que llamara Freud, las causas fundamentales de nuestra desazón humana, siendo como estarían llamadas a ser nuestra salvaguardia y bienestar.

Estas comparaciones que se conocen como analogías, tienen sin embargo la específica cualidad de esconder, de tratar de esconder, precisamente las verdades y realidades. Del futbol, de la política, de la sociedad, de la economía, de la ética, de la religión, la estética y, en fin, de las instituciones y de la vida corriente, monda y lironda.

Amparados en las comparaciones simplistas no se trata de que se rebele la esclavitud moderna que significa el deporte de “las multitudes”, los “bandis” y los “cometeros” como tampoco con estas analogías se trata de esclarecer los subterfugios del poder, la dominación de las conciencias, la conversión de la población en masa de fanáticos, en ciegos y cojos sobre su propia condición social.

¿Para no ir muy lejos, acaso con la incitación para la conformación de las barras bravas de Cristo no se esconde la sutil pero peligrosa avalancha de las guerras religiosas católicas contra las demás religiones y viceversa?

La única didáctica que deja clara toda esta simplificación de la realidad es despistar de lo básico y fundamental: La pobreza, la ignorancia se acrecientan como las zancadas del gato con botas, como se multiplica el grito de gol en el encierro escandaloso de cada partido.

Tanto que hemos logrado entender la infinita finitud del universo y todavía no somos capaces de comprender el abc de la triste condición de la sociedad humana.

No es que seamos tan diferentes los unos de los otros. Es que como diría Duns Scoto, somos impredecibles.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?